Plataforma en Viaje: Museo Judío de Berlín, Daniel Libeskind

© Guillermo Hevia García

El Museo Judío de Berlín de Daniel Libeskind es sin lugar a dudas una de las obras más relevantes y complejas de la arquitectura contemporánea.
Tratar de encasillarla bajo algún concepto resulta siempre insuficiente y a pesar de que se habla de ella como parte del decontructivismo, me parece que cualquier encasillamiento o intento de clasificación resulta forzoso o parcial.

Uno de los aspectos notables de esta obra es su condición de única y por otra parte lo que resulta aún más interesante es que el edificio en sí mismo, dejando en un segundo plano al contenido museográfico, es capaz de transmitir experiencias que ninguna muestra o museo convencional sería capaz de hacer, llevando la capacidad comunicadora del proyecto de arquitectura a un nivel notable y difícil de replicar.

© Guillermo Hevia García

Un aspecto que diferencia a mí parecer este edificio de otros es su cualidad sensorial y necesariamente tener que ser entendido mediante los sentidos (en este caso particular una publicación se aleja o simplifica mucho la realidad) en ese sentido me parece una obra más táctil (texturas, sonidos, temperaturas) y no solamente espacial, donde se superponen una serie de capas muchas veces inexistente y que llenan de carga y contenido al edificio.

© Guillermo Hevia García

El recorrido museográfico se estructura en una sucesión de experiencias sensoriales, a lo largo de una planta quebrada y de organización relativamente lineal, y que son capaces de transmitir un mensaje de manera precisa mediante un el manejo estratégico del espacio, de la luminosidad, el eco, la reververación, las texturas, el color y los elementos.
Estas experiencias que se van sucediendo superan al edificio mismo y más aún al contenido museográfico.

© Guillermo Hevia García

Esta condición de fragmentos se trabaja no sólo en su organización, sino que en la resolución volumétrica en base a elementos inclinados y la perforación arbitraria de las fachadas mediante ventanas irregulares, llevando el lenguaje y recurso a la totalidad, tanto exterior como interior.

© Guillermo Hevia García

Entiendo en este proyecto al edificio no como el fin en sí mismo, sino como un medio para transmitir un mensaje. A mí parecer y retirando todas las piezas museográficas, el recorrido seguiría teniendo total sentido y no se perdería su capacidad de transportar y hacer reflexionar en torno a un tema a los visitantes.

© Guillermo Hevia García

Me parece finalmente que el edificio abandona su condición de interés sólo arquitectónico y se vuelve un elemento de relevancia social y que interesa y es visitado no sólo por arquitectos (como la mayoría de las obras que estudiamos) sino que adquiere una relavancia que se amplía hacia círculos más amplios de la sociedad.

© Guillermo Hevia García

 

 

Cita: Hevia, Guillermo J. "Plataforma en Viaje: Museo Judío de Berlín, Daniel Libeskind" 19 Jan 2012. Plataforma Arquitectura. Accesado el 18 Apr 2014. <http://www.plataformaarquitectura.cl/?p=132077>
9 Comentarios »
Add ratingSubtract rating -3
felipe dice:

Tuve la suerte de andar por ahí hace un par de meses, y me pareció que el edificio es una gran montaña rusa para jubilados sobreestimulados gringos. Una concatenación de salones perceptualmente alterados sin pasajes ni matices, sin el menor cuidado por los detalles constructivos o incluso por la curatoría de la muestra. El oficio arquitectónico del edificio fue secundario a la voluntad del arquitecto de sobrecargar el cuerpo construido con un mensaje. En el momento en que se sospecha de las intenciones del mensaje, el museo se hace insoportable.
Me esperaba mucho más, por el tema del museo, el renombre del arquitecto, las capacidades técnicas del lugar.
De contemplación, espiritualidad o luto, nada. Nada que a uno lo hiciese pensar en el tema de fondo (o al menos diera un respiro para pensar).
Habría escapado en la mitad si el recorrido exasperantemente lineal me lo hubiese permitido. No lo recomiendo en absoluto.

 
# January 19, 2012 a las 15:32
    Add ratingSubtract rating 1
    Daniela dice:

    Ese es el punto el museo refleja la historia de los judío, sin vivir en un lugar estable, sin saber a donde ir y simplemente tener ganas de escapar…
    El arquitecto lo logro y es por eso que durante los primeros meses el simple recorrido era la exhibición, lo cual es verdaderamente genial

     
    # January 20, 2012 a las 01:34
    Add ratingSubtract rating 3
    ale gaddor dice:

    “… el museo se hace insoportable” tu mismo lo dijiste, de eso esta hecho el museo.
    Y por lo q se el museo que tu buscabas estaba al lado del museo que proyecto Libeskind.
    Gracias por compartir tu testimonio sobre el museo se nota que captaste toda la esencia :)
    A proposito muy acertado el comentario de Daniela.

     
    # January 20, 2012 a las 17:50
Add ratingSubtract rating 1
Guillermo Hevia García dice:

Interesante tu comentario y punto de vista, pero entendiendo que la búsqueda del arquitecto va por lograr esas experiencias, no te parece que es válido desde ese punto de vista? independiente que no sea el edificio de tu gusto.

En ese sentido el tema del oficio en este edificio es claramente un tema secundario y que no es buscado, como lo puede ser en la arquitectura de Gehry por ejemplo, donde su temática es otra? pregunto…

Buen comentario en todo caso y bien consistente, se agradece para iniciar una discusión, saludos !

 
# January 19, 2012 a las 17:42
    Add ratingSubtract rating 0
    felipe dice:

    No creo que esté bien validar, legitimar una obra por el sólo hecho de haber logrado un artefacto o discurso. Aún cuando sea eso lo que se nos enseña en las escuelas, e independiente de las cualidades formales de éste edificio.

    Prefiero los edificios y la arquitectura que pertenecen a lo concreto, “cuando las cosas son lo que son y no otras, despojadas de apariencias, desnudas”. Hay muchas obras y arquitectos que andan por estos caminos, sin necesidad de andar derritiendo fachadas o generando piezas de parque de diversiones.

     
    # January 20, 2012 a las 11:16
Add ratingSubtract rating 0
alberto mendoza dice:

Todo es percepción y una parte importante de la arquitectura es la misma semiótica, sobre todo en una edificación que hace semblanza a un hecho trágico, y es del espectador concebir esa idea conceptual de la obra y pues esta es una muestra que no todos lo perciben.

 
# January 19, 2012 a las 21:33
Add ratingSubtract rating 0
Giuliano Pastorelli dice:

Tengo cierto afecto hacia esta obra ya que me sirvió mucho durante la universidad para entrender como trabajar el espacio y llevarlo a una condición particular.

Ahora, a pesar de no conocerla en vivo, me parece que forma parte de una manera de trabajar el espacio más dramática, una manera más escénica o sobreactuada de traspasar una idea.

 
# January 20, 2012 a las 11:02
Add ratingSubtract rating 0
Luis Ernesto dice:

Coincido con el primer comentario, se hace muy obvio el mensaje del edificio a tal punto que se descuida el confort del vivitante. En ese sentido, hubieran sido mas francos, sacar todos los objetos en exhibicion(que se ven ridiculamente muy pocos) e indicar que el edificio es en si el objeto a exhibir.

 
# January 20, 2012 a las 11:36
Enlaces a este artículo »
Dejar un comentario »

 

Si bien los mismos lectores pueden moderar los comentarios, estos deberá tener un carácter proactivo y constructivo, manifestando sus puntos de vista con respeto a las obras y las personas (leer más sobre esto). Si quieres tener tu propio avatar, tan solo debes crear una cuenta en Mi Plataforma, la que estará asociada a tu email. Recuerda que Plataforma posee filtros automáticos que a veces marcan ciertos comentarios para moderación, por lo que tu comentario podría demorar unos minutos en aparecer publicado.