Arquitectura Popular: la verdadera Arquitectura Sustentable

Calle de Larache, Marruecos © Ana Asensio

En nuestra sección Sustentabilidad, vemos a diario como los proyectos buscan ser eficientes – social, económica y medioambientalmente -, en menor y mayor medida y con diferentes grados de éxito. Algunos lo logran a través de sistemas pasivos y un acercamiento a lo vernacular, mientras otros se centran mayormente en la innovación y las nuevas tecnologías.

¿Cuál es el camino para lograr una verdadera Arquitectura Sustentable?

Ana Asensio, desde España, ha compartido con nosotros un interesante texto que pone en jaque la manera en que se estan diseñando los proyectos actualmente, pensando una “revolución” basada en una “red de arquitecturas regionales – o populares -, como una sólida base para el inicio de una profundización técnica”.

A continuación el texto completo, por Ana Asensio Rodríguez.

Que el origen de la Arquitectura fuera el cobijo es algo que nadie duda. Encontrar un lugar en el que guarecerse de la intemperie, de las inclemencias y los peligros, fue el primer paso de un largo camino. De esta manera, se puede decir que una característica inherente a la arquitectura entendida como hábitat, además de la funcionalidad, es el fácil acceso a ella. El hecho de utilizar materiales cercanos, de fácil acopio, y rápida construcción es, simplemente, de lógica. El germen de toda construcción será buscar mecanismos sencillos para, con esos materiales, cumplir un objetivo: ampararse.

Este concepto en principio tan básico hoy parece haberse olvidado por completo. La arquitectura convencional separa dramáticamente estructura y envolvente, interior de exterior, construcción de paisaje. Esto complejiza el proceso constructivo, lo encarece y lo aleja de sus objetivos básicos. La tendencia de estas edificaciones no es plantear soluciones para problemas (o mejor dicho, situaciones) existentes, sino plantear problemas a los que hay que buscarle solución.

Hasta el desarrollo profundo de la técnica, la sabiduría generacional, observación y experimentación, fueron la base de toda disciplina. Hoy recae sobre ella una acepción despectiva, relegada a segmentos “poco desarrollados” de la sociedad. En el campo de la construcción, a la Arquitectura Popular o Tradicional se le relaciona directamente con pobreza, escasez de recursos o atraso.

Incluso hemos inventado conceptos ambiguos que están en boca de todos, más acordes con una sociedad moderna y emprendedora; palabras como “bioclimático”, “sostenibilidad”, o “bioarquitectura”… ¿qué son exactamente? ¿acaso no es esencia de la arquitectura el tener en cuenta las condiciones climáticas?, ¿el aprovechar los recursos?, ¿el dotar de habitabilidad un espacio?

Calle de Alberobello, Italia © Ana Asensio

Desde los propios programas docentes de las Escuelas Técnicas, se elude la Arquitectura Popular como ciencia, postergándola a la mera curiosidad, a lo pintoresco. Por este motivo, se acaba sintetizando erróneamente al término “arquitectura rural”.

La legislación vigente tampoco lo pone fácil. Se regulan principalmente construcciones de estructura metálica u hormigón pero ni la normativa española ni la chilena tienen en cuenta las construcciones con ciertos materiales que han formado parte de la arquitectura a lo largo de siglos, como el barro (tierra cruda, tapial, bloque de tierra comprimida, o cualquiera de sus formas), fibras vegetales, aquellas que utilizan el propio terreno (construcciones excavadas) o incluso materiales reutilizados o aprovechados. La mayoría de ellos son respetuosos con el entorno, económicos y de fácil explotación, que sin embargo no están contemplados en ninguna norma. Esto reduce como si de un colador se tratara, la cantidad de propuestas que los incluyen, al suponer un plus de responsabilidad para el arquitecto.

Es alentador que, a pesar de esto, son muchas personas interesadas en el diálogo “hombre-paisaje-arquitectura”, desde los estudiantes universitarios hasta profesionales de distintas disciplinas. Cada día se trabaja en proyectos teóricos que nunca ven la luz y que han realizado una reinterpretación de alguna tipología popular ampliamente experimentada. Se puede generar una arquitectura completamente contemporánea que no sólo sea respetuosa con el medio en cuestiones prácticas, sino que lo embellezca y pase a ser “paisaje”.

Casa-cueva en Almería, España © Ana Asensio

La arquitectura tradicional se debe estudiar a nivel regional, pues nace de circunstancias y condicionantes muy localizados, ligados no solo al entorno natural, sino a un entorno cultural, histórico e incluso religioso. Errores de la arquitectura bioclimática son, por ejemplo, aplicar soluciones generales a problemas particulares. Buscar la pócima mágica aplicable a multitud de casos en mil puntos de la geografía mundial, moviéndonos sólo en una escala variable. El estudio regional implica una infinidad situacional, con tantas tipologías como puntos caben en un mapa. Esto hace que se conciba quizás como algo inabarcable y no como una sólida base sobre la que asentarse.

Entonces, ¿Cómo escalonar estas experiencias?. Es necesario llevar a cabo una sumatoria, trazar una red sólida que recoja todas las soluciones pasadas y presentes, demostrar que no es una arquitectura marginal, que tampoco es una arquitectura exclusiva de entornos rurales, y convertirla en una disciplina seria.

Hace poco asistí a un Seminario de Agroecología y Cambio Climático. En él plantearon una cuestión interesante:

En 2003, más del 50% de la población mundial vive en ciudades. En Sudamérica, en los últimos 40 años se ha triplicado la población urbana. Esto acarrea una serie de problemas en cuanto a vulnerabilidad social y natural. Si las ciudades son el centro de la población, ¿qué es la sostenibilidad urbana? ¿es lógico y posible este concepto?

La sociedad actual se encuentra en un punto límite. Las crisis económicas, el cambio climático, la sobreexplotación de los recursos, nos han llevado como todos sabemos a una situación de no retorno. Hay que enfrentarse a un punto y seguido para el cual estas experiencias son claves.

Bloque de pisos en Almería, España © Ana Asensio

Nos empeñamos en querer garantizar la sostenibilidad del medio ambiente, cuando éste es sostenible de por sí. En lo que hay que centrarse es en la sostenibilidad de los sistemas que actúan sobre él, y la Arquitectura es uno de ellos.

Un ecosistema se define como un medio que agrupa a todos los organismos vivientes de un lugar, los componentes no vivos, los componentes físicos del medio ambiente con el cual los organismos interactúan (aire, suelo, agua, sol) y para cuyo funcionamiento se necesita una fuente de energía, una energía que mantiene la vida.

Teniendo en cuenta esto, ¿se puede generar un ecosistema ciudadano? Puede que la supuesta arquitectura rural tenga mucho que decir. Que comience la red.-

Fotografías y texto / Ana Asensio Rodríguez

Artículos relacionados:

+ El componente social en la búsqueda de una Arquitectura Sustentable

+ Cómo la arqueología puede enseñarnos sobre Arquitectura Sustentable

Cita: Franco, José Tomás. "Arquitectura Popular: la verdadera Arquitectura Sustentable" 07 Mar 2012. Plataforma Arquitectura. Accesado el 21 Apr 2014. <http://www.plataformaarquitectura.cl/?p=143623>
30 Comentarios »
Add ratingSubtract rating 5
Angel Cano dice:

Muy buen texto, también considero que estamos tirando golpes al aire con el concepto erróneo de bioclimatismo y sustentabilidad, la aplicación que se les está dando es meramente comercial y de moda…

 
# March 7, 2012 a las 16:41
    Add ratingSubtract rating 0
    Sam dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con el comentario anterior. Hay algo que aprender del pasado. Esto no quiere decir que más y la arquitectura del pasado = la construcción sostenible … :-)

     
    # March 18, 2012 a las 12:13
Add ratingSubtract rating 1
FRANCISCO FERNANDEZ dice:

Yo soy de la opinión de que todo hay que matizarlo, la arquitectura vernácula, que lleva en sí misma inscrita el valor de la localidad, es producto sin duda alguna de un entorno. Pero hoy la arquitectura no es ya sitio de hábitat, sino que es muchas cosas al mismo tiempo; con ello no quiero decir que esté o no de acuerdo con la “vernacularidad”, pero lo que sí creo es que debemos tener en cuenta la multitud de variables que azotan al hecho arquitectónico hoy por hoy.

Sin duda alguna la vuelta a la arquitectura debe ocurrir no desde su forma o materialidad, sino desde su esencia, la voluntad hacia una atención inmediata al entorno, la lógica que debe existir entre la construcción y el espacio que crea, entre otras muchos items que podrían mencionarse.

El “el buen salvaje” como la “arquitectura vernácula”, siempre fue un ensoñamiento, esa arquitectura carece de las comodidades y la salubridad que hoy en día, debilitando otros factores, ofrece hoy en día la construcción… Por ende fue esta la bandera típica de la modernidad en sus inicios, aunque sus despojadas maneras no gustaran a muchos.

El equilibrio y la transferencia de las esencias posiblemente sean la clave para entender lo vernáculo en nuestro tiempo.

Un saludo por la buena arq.

 
# March 7, 2012 a las 19:08
    Add ratingSubtract rating 0
    Ana Asensio dice:

    Hola Francisco!
    Muchas gracias por tu opinión, la intención precisamente es generar este debate, para poner en duda y crítica lo que se hace y se podría hacer, siempre con la intención de llegar a la “buena arquitectura”.
    De todas maneras te comento que el objetivo es aprender precisamente de las arquitecturas pasadas, es decir, no hacer un “resetear”. Como ves, me refiero en el texto no sólo a un entorno natural, sino simplemente a un entorno, que es resultado de factores sociales, culturales, etc. Tomar la arquitectura vernacular como artefacto para comprender mejor ese entorno que ha preexistido, y que en los últimos años está mutando, y generar así una arquitectura radicalmetne contemporánea como nos corresponde a partir de sus premisas. Una base científica sobre la que replantearnos problemas.

    Un saludo Francisco! Y gracias por tu comentario!

    *Ana*

     
    # March 8, 2012 a las 05:41
    Add ratingSubtract rating 0
    Gabriel dice:

    Estoy de acuerdo en algunos aspectos con Francisco.

    Creo, como él, que lo vernáculo no resuelve muchas veces, problemas de calidad de vida, dejando por entendido que para mí éste concepto en términos de arquitectura simboliza un lugar limpio, cómodo y salubre donde vivir.

    No obstante, como proceso evolutivo, siempre existirán avances científicos y tecnológicos que complementen o resuelvan las carencias de una vida vernácula. Sobran ejemplos. Por otro lado, lo vernáculo surge en un tiempo y espacio determinado (por intentar dar unos parámetros).

    Hoy, la “bioclimática” y la “sustentabilidad” no solo son iconos comerciales o de moda, son una obligación ante la hoy por hoy, escases de recurso. Lo vernáculo también a consumido muchos. Ya no podremos construir libremente una cabaña de madera como la del Viejo Oeste, o bien, la producción de ladrillos de barro cocidos en muy contaminante. Las necesidades se han transformado.

    Esta temática, tiene mucha tela para debatir. Pero como dicen en mi pueblo… “Ni tanto que queme al Santo, ni tanto que no lo alumbre”.

     
    # March 28, 2012 a las 07:17
    Add ratingSubtract rating 1
    Ana Asensio dice:

    Hola Gabriel (y hola Francisco)!
    Lo primero gracias por tu interés y tu comentario! Creo que no habéis comprendido lo que el artículo quiere expresar, tal vez no me he explicado bien yo. No propongo dar un paso atrás en el tiempo, ni olvidar los avances de la tecnología, ni por supuesto dedicarme a construir arquitecturas descontextualizadas en el espacio ni en el tiempo (“la tipica cabañucha de madera del viejo oeste). De lo que se habla es de “repescar” soluciones ya encontradas en el pasado, y que son como si de un laboratorio se tratase, el extracto último de condicionantes muy concretos de un lugar, utilizar ese extracto como un punto de partida para lograr una arquitectura radicalmente contemporánea pero íntimamente ligada a su entorno. Un saludo

     
    # April 3, 2012 a las 16:21
Add ratingSubtract rating -2
LAWLiet dice:

Yo estoy comenzando la carrera universitaria y en una de las clases de “Materiales de la construcción”, nuestra profesora nos contó la anécdota de que una vez estuvo a cargo de un proyecto para levantar viviendas en un pequeño caserío en mi país (Venezuela) al que solo se puede acceder por lancha (bote). Los habitantes querían que se hiciera con materia prima local: tapia, adobe, madera, etc.

El equipo de arquitectos accedió a considerar la propuesta, pero cuando evaluaron el costo y el impacto ambiental iba a ser mucho mayor al utilizar los materiales locales que al usar materiales tradicionales como cemento o bloques.

Creo que sirve de ejemplo para entender que no se puede plantear siempre la idea de que una arquitectura “popular” sea la solución, exactamente como explica el artículo que no se puede generalizar una solución para problemas específicos. Creo que el estudio de la sustentabilidad en la arquitectura aunque pueda plantear más problemas nuevos que soluciones a los que ya existen en algunos casos, en otros, bien aplicado, logra grandes soluciones que de otra manera consumirían mucha energía y contaminarían de la misma forma. Simplemente no creo que deba subestimarse el estudio de la sustentabilidad solamente porque la arquitectura popular contaminaba menos, pero, por otro lado, no está suficientemente bien adaptada a las ciudades contemporáneas y necesidades actuales

 
# March 7, 2012 a las 23:50
    Add ratingSubtract rating 1
    Javier Cento dice:

    Con todo el respeto del mundo, habría que ver como fue ese análisis que hizo aquel equipo de arquitectos. Dudo bastante que haya sido más simple construir con cemento o bloques antes que utilizar materiales locales, en un lugar al que sólo se podía acceder en lancha. Ni hablemos del impacto ambiental.

    Se me hace que aquel grupo de profesionales optó por lo “fácil”: diseñar bajo la tecnología que mejor conocían…

     
    # March 12, 2012 a las 15:27
Add ratingSubtract rating 1

Me parece importante mencionar que hoy en día no solo las necesidades básica de resguardase de las inclemencias del tiempo sea suficiente para un buen vivir. Hay muchas otras situaciones como sanidad, seguridad y mayor confort que han implicado la evolución arquitectónica. Me parece muy interesante no dejar de mirar las construcciones de arquitectura popular pero el reto esta en añadirle tecnología, que nos permita simplemente el uso de una computadora para escribir esto en Internet y compartir ideas por personas a miles de distancia, el uso de aparatos móviles, redes sociales y todos los elementos que hay detrás de ellos, el aplicar la buena iluminación nocturna o en áreas cerradas como salas de operación por ejemplo ayudados de iluminación artificial, así como elementos automatizados que permite a un adulto mayor o persona con alguna discapacidad tener determinada independencia. Todo esto también forman parte de una vida misma.
Me parece interesante el texto para no perder de vista lo bueno que el ser humano ya hacía de antaño. Pero me deja el reto, ¿Cómo adaptarlo a este mundo actual que nos tocó vivir?

 
# March 8, 2012 a las 13:47
    Add ratingSubtract rating 0
    Ana Asensio dice:

    Exacto, ese es el reto! Un saludo, Oswaldo!

    *Ana*

     
    # March 8, 2012 a las 14:47
Add ratingSubtract rating 2

Muy relevante tu articulo, en mis tiempos universitarios con un grup de amigos hicimos una investigación sobre arquitectura vernácula en los pueblos cercanos a Calama, en Valdvia y en los humedales de cercanos a La Serena… en ese experimento llegamos a la conclusión que lo relevante es la instrumentalización del conocimiento, me explico, lo interesante sería recoger y re contextualizar estrategias de la arquitectura vernácula, que puedan ser amplicables a proyectos puntuales e incluso exportables no limitándose a su situación cultural.-creo que en general la arquitectura vernácula responde muy bien a situaciones técnicas mientras tenga la libertad de ser modificada y entendia en su concepto profundo, por eso resulta indispensable un instrumento que releve estrategias estilizadas abstractas listas para ser utilizadas en cualquier medio.

saludos un gustazo!

saludos !

 
# March 8, 2012 a las 15:36
    Add ratingSubtract rating 1
    José Tomás Franco dice:

    Comparto totalmente lo que dices, creo que lo que propone Ana es justamente “reactualizar” la arquitectura popular de cada región y generar una red técnica base que permita enfrentar los nuevos proyectos con estrategias que nacen a partir de operaciones ya probadas anteriormente, y que son eficientes al responder directamente a ciertas condiciones específicas (que no tienen porque “amarrarse” necesariamente a un lugar determinado).

    Saludos!

     
    # March 8, 2012 a las 16:25
    Add ratingSubtract rating 0
    Ana Asensio dice:

    Muchas gracias, Raimundo!

    Saludos

    *Ana*

     
    # March 9, 2012 a las 10:07
Add ratingSubtract rating 0
edith dice:

Ya lo comenté en su día, en la red de Linkedin, para realizar un proyecto de Investigación sobre Modelos de Arquitectura Bioclimática para las diferentes las diferentes Zonas Climáticas de España,
Pasé el 1º año de Investigación analizando la Arquitectura Popular Española.

Lo que veo en todos estos cursos que ofrecen en la red, es que nos explican lo que conocemos desde los 80.

La Arquitectura Popular y Vernácula tiene mucho que enseñarnos, a los “Bioclimáticos, Sustentables y Sostenibles”,

Si alguien pasa por Israel, puede apreciar aún la casa de ADOBE que construyó Baruch Givoni el ARQUITECTO israelí. En la actualidad uno de los especialistas en Arquitectura bioclimática más reconocidos del mundo.

Principalmente a partir de la publicación en 1969 por la prestigiosa editorial Elsevier del libro “Man, Climate and Architecture” (Hombre, clima y arquitectura).

Mucho etiquetado para aprender a construir de acuerdo al clima, no OS parece?

O se trata también de marketing, que se pone de moda cuando estalla la burbuja inmobiliaria?.

 
# March 9, 2012 a las 06:34
Add ratingSubtract rating 0
Roberto Oscar Marra dice:

Sencillamente extraordinario artículo! Refleja exactamente lo sucedido en las últimas décadas en la arquitectura y, por derivación, en el urbanismo. No se si ya serás arquitecta, pero sino, cuando lo seas vas a tener un gran futuro.

 
# March 9, 2012 a las 18:35
    Add ratingSubtract rating 0
    Ana Asensio dice:

    Jajaja, muchas gracias Roberto. No soy arquitecta, aún soy estudiante…

    Un saludo!

     
    # March 11, 2012 a las 14:02
Add ratingSubtract rating 1
Sandra Palli C. dice:

Ana,
Primero que nada felicitarte por tu artículo, excelentemente bien expuesto y redactado!
Creo que en Chile, una buena área de investigación para arquitectos e ingenieros sería poner en valor y mejorar las cualidades mecánicas del adobe (por ejemplo) para que se pudiera construir más en altura con este material y su uso no fuera sólamente extensivo… No se trata de construir tal cual como lo hacían hace 100 años sino de ver las posibilidades de innovación que pueden tener.
Al final planteas un interrogante muy interesante ¿se puede generar un ecosistema ciudadano?
Yo creo que sí y que de hecho existe, pero claro no siempre es el más adecuado, su correcta evolución creo que dependerá como bien expresas un cambio profundo de mentalidad en los ciudadanos, romper falsas creencias, valoración de “lo nuestro” por sobre vanguardias extranjeras…
Lo que es una realidad es que el concepto de cuidad está cambiando, los usuarios hemos cambiado, nuestras necesidades hoy son otras, somos más “esquisitas”… Estamos en una nueva era del urbanismo, hoy el urbanismo debe ser +sostenible, +sustentable, +eficiente y que refuerce el carácter local.

 
# March 18, 2012 a las 09:21
    Add ratingSubtract rating 0
    Ana Asensio dice:

    Hola Sandra, lo primero muchas gracias por tu comentario.
    El artículo es ante todo una invitación a la reflexión precisamente de las posibilidades que se le abren a la arquitectura de hoy en día si se tienen en cuenta todos aquellos problemas ya resueltos en el pasado, y una invitación a la implicación de todos y cada uno de los profesionales de la arquitectura que ante todo somos “observadores” y “consumidores” de la buena arquitectura, haciendo una sumatoria de experiencias positivas a lo largo de la historia y nuevas propuestas.

    Un afectusoso saludo,

    *Ana*

     
    # March 20, 2012 a las 15:42
Add ratingSubtract rating 1
edith dice:

Ana:

Felicidades por tu artículo.

Los trullos del pueblo de la Provincia de Bari de Alberobello, Italia es una antigua construcción rural propia de la región italiana de Apulia, que se realiza íntegramente con muros de mampostería de piedra en seco –sin mortero–, rematada con una gran cubierta de forma cónica.
Son bellísimos ….quien vaya a Italia en alguna ocasión, merece el paseo.

 
# March 19, 2012 a las 07:30
    Add ratingSubtract rating 0
    Ana Asensio dice:

    Hols Edith, muchas gracias por tu aportación. Veo que también tienes pasión por este tema, un saludo!

     
    # March 20, 2012 a las 15:46
Add ratingSubtract rating 0
Hector dice:

Muy interesante artículo que por supuesto, uno de sus grandes valores es el de invitar a la reflexión sobre el tema. Me viene a la mente la frase aquella de “Ser original es volver al origen (Gaudí)”. Y es que pareciera que la arquitectura, por ser original pierde su origen. Ningún diseño será bueno si no satisface las necesidades y preferencias del usuario y en muchas ocasiones la búsqueda de los valores estéticos antes que los de uso, hacen que la arquitectura pierda piso completamente. El concepto de sustentabilidad no es otra cosa que lo que Ana describe en el primer párrafo. Creo que al ser humano le ha costado mucho no haber aprendido de las culturas antiguas sobre el cuidad de la parte natural del hábitat. Y es impresionante como hoy, con las herramientas de la ciencia nos cueste tanto trabajo comprender lo delicado del equilibrio de la vida en el planeta. Algunos autores hacen referencia a esto desde perspectivas que integran naturaleza-economía-sociología-arquitectura como sistemas complejos que, conociendo mejor, podrá ayudarnos a hacer arquitectura amable, valiosa y porque no hermosa. Recomiendo en particular La Dimensión Perdida, de Manfred Max-Neef. Felicidades Ana, saludos desde Mexicali, Mexico.

 
# April 16, 2012 a las 21:33
    Add ratingSubtract rating 0
    Ana Asensio dice:

    Hola Hector! En momentos como los que estamos viviendo, estas reflexiones se hacen casi obligatorias, aunque jamás se debería perder ese rumbo en la arquitectura ya que es parte de su misma esencia. Somos muchas generaciones de arquitectos repartidos por el mundo los que tenemos en nuestra mano ese diálogo entorno-arquitectura; desarollémoslo con calidad, y sin olvidar las lecciones ya superadas a lo largo de la historia. Un abrazo de Granada (España) a Mexicali.

     
    # May 11, 2012 a las 23:36
Add ratingSubtract rating 0
Macarena dice:

Hola,me encantó encontrarme con este artículo, porque me interesa muchisimo el tema. Creo que apunta a generar consciencia del verdadero significado de la sostenibilidad, no sólo de la arquitectura si no que de nuestro hábitat natural y del entorno inmediato que circunda a una edificación, sus materiales y ciclo de vida. Obviamente la arquitectura vernácula hoy es un modelo del habitar obsoleto, pues no cumple con las condiciones de confort mínimas, sea en términos lumínicos o de ventilación. Sin embargo son modelos de gran sabiduría, que expresan la estrecha relación del ser humano con su entorno. Me parece un tema de infinita fascinación, sobretodo cuando uno ha tenido la oportunidad de conocerlas. La reinterpretación es un valor que tiene la arquitectura latinoamericana, y hay que potenciarlo como tal.

En fín, seguiría escribiendo miles y miles de páginas. Felicitaciones.

 
# April 18, 2012 a las 00:09
    Add ratingSubtract rating 0
    Ana Asensio dice:

    Muchas gracias por tus palabras, Macarena. Un saludo

     
    # May 11, 2012 a las 23:30
Add ratingSubtract rating 1
Juande dice:

Felicidades por el articulo de reflexión.
Tampoco soy amigo de muchos de los términos de moda ‘bioclimático’ etc…
Pero hay que tener cuidado con recoger la arquitectura autóctona, regional, tradicional sin analizarla. Muchas de sus soluciones en la actualidad serian imposibles debido a que necesitan de mucha mano de obra especializada que ya no existe.
Pero esas construcciones se adaptaban al medio mediante ‘prueba y error’ dejando que surgiera con el tiempo una solución óptima. Esas soluciones hay que re-interpretarlas para poderlas utilizar en la actualidad. Y si se conocen el comportamiento térmico de un edificio con respecto a un clima se podrá ver estas soluciones en las viviendas regionales, rurales, etc.

 
# May 17, 2012 a las 07:47
    Add ratingSubtract rating 1
    Ana Asensio dice:

    Hola Juande!
    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. La arquitectura popular, como todas las disciplinas tradicionales, ha evolucionado como tú bien dices. El problema es que esa evolución hoy día se ha frenado, sustituyéndose en todos los ámbitos por los conocimientos profesionales. Lo curioso es que, como digo en el artículo, lo popular no ha despertado un interés investigador en la mayoría de los casos, con lo cual no ha conseguido “dar el salto” a los nuevos tiempos. Su conocimiento, antes transmitido generacionalmente, se está perdiendo. En nuestro caso, la arquitectura popular, ya no sólo estamos hablando de mano de obra capaz de ejecutar esas obras, sino esos ojos amaestrados e inteligentes capaces de descubrir las condiciones ideales para el hombre en esa naturaleza.
    Por ello este artículo pretende ser un llamamiento, un toque de atención. ¿Qué está sucediendo? Nos preocupamos en empezar de cero cada vez? ¿Necesitamos incluso nombres nuevos para convencernos de que hacemos lo correcto?
    Hay millones de arquitectos en el mundo, y millones de soluciones entretejidas al lugar. Investiguémoslas. Utilicemos el rigor científico para que su conocimiento no se pierda, y para poder aprender de todas esas puebas-error de la historia y de las personas que han puesto la vida en ello.

    Si te interesa el tema, acabamos de publicar un artículo hablando sobre la arquitectura excavada en Andalucía, el primer paso de esa “investigación abierta”.

    Gracias por tu comentario y un saludo.

    *Ana*

     
    # May 17, 2012 a las 12:49
Add ratingSubtract rating 0
Andres Emilio Romero Chicahuala dice:

Hola, como están?
Estoy buscando una obra que no se donde es, creo que es en algún país de África,ni siquiera se si son viviendas o una escuela, lo único que se es que los muros son de anchos y de barro con paja creo, la vi en esta pagina, pero busque por todas partes y no la encuentro, si pudieran facilitarme el nombre o el link se los agradecería un montón

 
# June 2, 2012 a las 15:19
    Add ratingSubtract rating 0

    Mmm… No sabría que decirte, lo siento…

     
    # June 6, 2012 a las 18:23
Enlaces a este artículo »
Dejar un comentario »

 

Si bien los mismos lectores pueden moderar los comentarios, estos deberá tener un carácter proactivo y constructivo, manifestando sus puntos de vista con respeto a las obras y las personas (leer más sobre esto). Si quieres tener tu propio avatar, tan solo debes crear una cuenta en Mi Plataforma, la que estará asociada a tu email. Recuerda que Plataforma posee filtros automáticos que a veces marcan ciertos comentarios para moderación, por lo que tu comentario podría demorar unos minutos en aparecer publicado.