Opinión: ¿Qué perfil de arquitectos están formando las universidades?

La arquitectura es una de las carreras en las que podría existir un campo laboral muy amplio y diverso, que puede ir desde la clásica visión del arquitecto que diseña, hasta un perfil más técnico y cercano a la gestión y política, pasando por el tremendo espectro y campo intermedio.

Sin embargo y a pesar de este tremendo horizonte de posibilidades, las universidades, en general, apuntan a la formación de un arquitecto tipo, que es el diseñador, donde y sin ser esto negativo, podemos decir que es limitado o insuficiente.

La visión que se tiene al entrar a la universidad y la que también tiene la mayoría de la sociedad es la del perfil clásico del arquitecto que diseña un proyecto, o como muchas veces se nos dice, “hace los monitos”. Gran parte de esto tiene que ver con como se nos prepara o forma en las universidades y como estas dan cabida a un espectro mayor de tipos de arquitectos que apuntaría hacia una cierta especialización, como si sucede en carreras como ingeniería, agronomía o medicina.

En Chile al menos, se ha perseguido este modelo clásico, y resulta patente en como las mallas curriculares y proyectos que salen de las universidades son muy cercanos en unas y otras.
Me atrevo a decir que muy pocas colocan un cierto énfasis en distinguir que existen más posibilidades y campos laborales que se podrían abrir, y en los que la formación de un arquitecto sería muy útil, generando una tremenda frustración en los profesionales que salen al mundo laboral y se dan cuenta de las pocas posibilidades reales.

Se ha dejado de lado la participación activa de los arquitectos en campos como la ciudad, la gestión de políticas y normativas o la inserción en círculos más relevantes de la sociedad como política, empresa o sociedad. Quizás una explicación es por la escasa formación o preparación que tenemos como arquitectos para poder insertarnos posteriormente en estos contextos.  Poco y nada se nos enseña de gestión, relaciones públicas, aspectos técnicos o políticas públicas y cuan útil sería mayores conocimientos en estas áreas.

Nos falta abrirnos y entender que en muchos casos, el diseño no es la única forma de ser arquitecto, es una posibilidad de hacer arquitectura.

Sin embargo tenemos que entender, que de propiciar una formación más específica y diversa, se deben limitar los campos de acción, al igual como sucede en carreras como la ingeniería o la medicina. Probablemente nadie que es ingeniero estructural intervendrá en finanzas o administración o ningún psiquiatra realizará trabajos en traumatología.

Propiciar una diversidad de perfiles y posibilidades permite satisfacer no sólo una mayor cantidad de demandas, sino que también, satisfacer las aspiraciones y talentos de los miles de arquitectos titulados y para los que el diseño propiamente tal, no resulta tan atractivo.

Cita: Hevia, Guillermo J. "Opinión: ¿Qué perfil de arquitectos están formando las universidades?" 16 Apr 2012. Plataforma Arquitectura. Accesado el 21 Apr 2014. <http://www.plataformaarquitectura.cl/?p=152065>
14 Comentarios »
Add ratingSubtract rating 30
Angela Mimica dice:

Guillermo,

Gran tema, que en lo personal me tiene bastante inquieta.
Pero se podría decir que ya está planteado. Y ahora qué? Qué se hace al respecto?
Se puede plantear el tema a cada escuela de arquitectura, hacer presión, cada profesor o alumno exigir una postura…
Pero también creo que se puede hacer algo desde el lugar de cada uno. Creo que muchos pueden tomar acciones al respecto. Los profesionales, especializarse. Los alumnos, elegir estratégicamente sus cursos optativos. Los académicos, actuar desde sus propios contenidos y metodologías. Y aquí les hago un pase-gol, o más bien un desafío… Y las páginas web de arquitectura? Qué pueden hacer al respecto? veo un desacople entre tu editorial, interesantísima, y los post de plataforma arquitectura, que se han concentrado cada vez más en “obras”, que a mi parecer y parafraseándote “apuntan al arquitecto tipo, al diseñador”.
Sería un verdadero aporte en la línea de lo que planteas, aprovechar esta plataforma para discutir marcos normativos, comparar los de distintos países, presentar casos de gestión, modelos de financiamiento de obras públicas, o mixtas, etc.
Te propongo (les propongo), que pasen el límite de plantear este tema. Creo que tienen las herramientas en sus manos para empujar, de manera real, los límites de la disciplina.

 
# April 16, 2012 a las 10:39
Add ratingSubtract rating 4
Nicolás dice:

Angela Mimica quita palabras de la boca. Desde mi visión de estudiante del asunto, estamos en la lucha ética entre el ser virtuosos diseñadores espaciales y el ser conscientes de la visión del habitar día a día. Al final la arquitectura se reduce a la bienestancia, y este no es tema para atacar desde la forma. Hoy se ven en internet, revistas y libros, una lucha visual por lo mas “chocante”, independiente de sus calidades espaciales, son exploraciones muy interesantes, pero en donde prima una postura formal, ante cualquier tema relacionado con el cuerpo y la trama corporea social, no hay investigación respecto a la pertinencia de una obra arquitectónica. Hoy se respira una fuerte carencia de compromiso e identidad con el rol de la arquitectura en el planeta. Miles de reflexiones de famosos arquitectos impulsan a la juventud a tener una postura arquitectónica y no una visión humana. Escucho mucho en la escuela frases como “yo soy de línea mas limpias”, “yo soy más cuadrado”, y eso hace pensar que pasamos por alto una reflexión anterior, que es; que corresponde al lugar. Creo que el arquitecto no debe leer tanto y debe vivir más, salir a las calles, reconocer su casa, el mundo, del que ha tomado partido desde un tablero, hoy desde el CAD. Ser crítico con la visión del mundo y no quedarse mirando como las modas pasan por encima de la moral. En resumen, creo que al arquitecto le falta mucho conocerse como hombre.

 
# April 16, 2012 a las 14:19
Add ratingSubtract rating 1
Marcelo dice:

Es muy real el tema y desde hace años se escucha que el arquitecto diseñador es un perfil que se agota rápidamente. Todos los arquitectos diseñamos, con distintos gustos y sensibilidades al lugar, a los usuarios, a los materiales etc.
Yo hace casi 5 años salí de la universidad con la ilusión de ser un Mies van Der Rhoe o algo similar, pero por temas ecómicos he trabajado en administración pública y en constructoras. He aprendido mucho en estas áreas pero no he diseñado mucho, muy poco por lo cierto. Ramos como construcción, estructuras, los que tienen que ver con instalaciones y los de la ordenanza han sido mis mejores herramientas.
Suerte que mi universidad tuvo un enfoque más técnico y no solo poético. Pero esta postura me la fui haciendo en el camino. Del cual me queda mucho por recorrer.

 
# April 16, 2012 a las 18:10
Add ratingSubtract rating 0

Concuerdo plenamente con el primer comentario. Para cambiar el sistema hay que partir con uno. Habiendo tantos temas importantes y relevantes para nuestro medio, el debate se ha perdido. Muchas obras, pero poca reflexión.

En cuanto a la formación, por lo que a mi respecta, creo que fue buena sin haber llegado a una profundización o especialización, me otorgo las herramientas necesarias para estar preparado para cualquier desafío nuevo. Esa es la esencia que debe transmitir una instancia Universitaria, no entregarte una “receta”.

 
# April 16, 2012 a las 20:24
Add ratingSubtract rating 1

Estoy muy de acuerdo con este árticulo. El arquitecto que sale al mundo para trabajar en una oficina de arquitectura puede estar en extinción.

Un arquitecto es útil en prácticamente cualquier área por el tipo de enseñanza que recibe y el enfoque que tiene para abordar los problemas.

Sólo hay que explorar, ver un un poco más alla y atreverse a probar cosas nuevas.

 
# April 16, 2012 a las 22:26
Add ratingSubtract rating 2
Sebastian Ruani dice:

Muy interesante lo que plantean, soy docente en Argentina y creo que deben valorar mucho las instancias que poseen en la enseñanza, sin perder la objetividad.
A veces se plantean perfiles “diferentes” de la enseñanza y es solo para ocultar las incapacidades de enseñar.
El buen docente, enseña a pensar, no a resolver o conducior un proyecto.
Lo que deberíamos preguntarnos es que capacidad tenemos como arquitectos para adaptarnos e incorparar nuevos desafíos, que margen existe para acceder a ámbitos no solo de debate sino de producción del estado.
A aquellos que se sienten frustrados por no ejercer lo que hicieron en la universidad, deberían preguntarse que les falta para dar el paso adelante y crear la oportunidad, en concursos, en buscar comitentes para desarrollar espacios creativos, actualizarse no solo por internet, sino a traves de cursos de posgrado, etc.
Deberíamos ver nuestra profesión como un modo de pensar y crear (no por titulos sino por capacidad de reflexión y trasnformación).
El buen arquitecto no resuleve problemas, no resulve programas, no diseña objetos… el buen arquitecto genera formas de vida que permiten crecer a la comunidad toda.

 
# April 16, 2012 a las 22:29
Add ratingSubtract rating 1
Marcelo R. Jimenez Jofre dice:

Concuerdo casi plenamente con lo planteado, basta ver y analizar las mallas curriculares de las diferentes universidades, las cuales son un insulto a los profesionales que llevamos años ejerciendo, y que tenemos en alta estima lo que significa ser un Arquitecto, y agradecidos de nuestra formación académica, que nos ha permitido desempeñarnos en una variedad y diversidad de ámbitos de la arquitectura.

 
# April 16, 2012 a las 23:21
Add ratingSubtract rating 1
David E. Castillo Gutierrez dice:

Concuerdo con el articulo, soy estudiante de arquitectura de ultimo año y he tenido la fortuna de trabajar en un despacho pequeño desde hace 2 años, esto ha cambiado la visión de lo que en la escuela tenia de la arquitectura. Es real que las oportunidades de trabajo actualmente son escasas, en parte, pienso, son por el numero de universidades y egresados arquitectos que hay, que en comparación a décadas pasadas es mucho mayor. Por otra parte, considero que es el reflejo del mundo globalizado que existe hoy en día. Las redes sociales, las abundantes paginas de preguntas y respuestas, y los programas maravilla de un solo clic han minimizado la capacidad de los individuos para razonar y resolver problemas lógicos, sin mencionar la perdida de valores morales y éticos. Sin embargo, depende de cada uno de nosotros como estudiantes determinar que tipo de arquitecto queremos ser, tal y como dice Sebastian Ruani, por medio de la especialización, viajes, el conocimiento de los problemas sociales y algo que yo considero muy importante, la determinación personal.

 
# April 17, 2012 a las 02:49
Add ratingSubtract rating -2
Nicolás dice:

La Arquitectura no puede desviarse del camino virtuoso del diseño arquitectónico. Mejor creemos instancias que permitan ampliar esta posibilidad mejorando nuestras ciudades sin dejar que el negocio inmobiliario perturbe nuestras mentes y homologue las edificaciones como construcciones en serie, pensemos cada obra, hay que convencer a cada cliente que nuestra idea tiene sentido eso se está deteriorando poco a poco y si no hacemos algo (todos) en 20 años más la especialización de la ingeniería va a destruir la arquitectura, ya estamos viviendo ese proceso. La Vocación es fundamental, marquemos la diferencia como lo creativos que somos y recuerden que la arquitectura es el ARTE MAYOR, no remplazemos eso nunca porfavor… Atte un Estudiante de Arquitectura

 
# April 17, 2012 a las 16:19
Add ratingSubtract rating 0
Matias Honour dice:

creo que mas que limitar campos de accion, la carrera da la posibilidad y la libertad de participar en variados proyectos, pasando por temas de planificacion urbana y territorial y llegando incluso a pensar en la gestion de propuestas referidas al mundo del arte.
Pero eso va mas en la capacidad del profesional de adaptarse a las posibilidades que existen, que en la formacion universitaria (por lo menos la de pregrado), siendo entonces la universidad una especie de trampolin o primer empuje, donde concuerdo que actualmente se dejan de lado temas importantes como el inmobiliario, gestion urbana, etc.

 
# April 17, 2012 a las 22:06
Add ratingSubtract rating 4
poliva dice:

Don Guillermo Preguntas; 1.- ¿Cuantos arquitectos están en política?
2.- ¿Cuantos arquitectos tienen mega-oficinas en CHILE?
3.- ¿Cuantos arquitectos son alcaldes?
4.- ¿Cuantos arquitectos toman reales decisiones en sus proyectos?
y por ultimo 5.- ¿Que Arquitecto es rector de una universidad en Chile?
Si usted me responde a estas interrogantes, podríamos decir que los arquitectos están tomando desiciones en CHILE.

Atte. Un Arquitecto

 
# April 18, 2012 a las 00:23
Add ratingSubtract rating 2
Sandra Palli C. dice:

Considero que el arquitecto tiene un abanico de posibilidades, que sería bueno que te las señalaran en el paso por la universidad.
Soy más de la idea de que las universidades deben formar “diamantes en bruto”, cosa que una vez en la cancha decidan por cual área inclinarse. El problema es que los arquitectos que imparten clases son arquitectos diseñadores… y transfieren esa pasión a sus alumnos, los cuales si son muy creativos al salir de la universidad creen que se les abrirán las puertas a ser uno de los grandes y se frustran cuando ven que en realidad no es tan así la cosa.
No soy partidaria de que les obliguen a decidir antes de probar las diferentes alternativas. En lo personal, creo en que no necesariamente uno tiene que gastar todos sus cartuchos en una especialidad en concreto, soy de la idea de mantenerse en constate actualización de conocimientos, la arquitectura está cambiando constantemente y todo dependerá de las oportunidades que se te presenten, prefiero ser una profesional versátil.
Por otro lado siento, que como ya citó alguien, el arquitecto está olvidando su humanidad (su diseño a escala humana, que es nuestra principal unidad de medida) y creo que eso se debiera grabar con tinta indeleble en la formación universitaria y los profesores son los principales responsables en asegurar que eso sea así.
Hoy cualquiera puede aprender un programa de CAD, 3D o BIM, incorporar más o menos tecnologías en un diseño… pero lo importante es no olvidar la esencia básica de la arquitectura, no diseñamos objetos sueltos sino espacios habitables donde el hombre es el principal actor y la ciudad su escenario.

 
# April 24, 2012 a las 07:54
Add ratingSubtract rating 0
Pedro Choma dice:

Hola, antes que nada felicito a Guillermo por inaugurar y promover un debate sobre este tema. Es difícil no coincidir con todo lo expresado. Me quedo particularmente con los enfoques de Matías y Sandar y trato de aportar lo siguiente: el problema estaría, creo, en la evolución del campo profesional. La arquitectura de las viejas escuelas de bellas artes fue superada por el movimiento moderno y entonces se pasó de diseñar objetos en la ciudad a pensar la ciudad con sus distintos objetos -esto me lo explica Martina, mi mujer, que es experta en historia de la arquitectura-. Esa dinámica llegó hasta bien pasada la segunda posguerra. Hoy las disciplinas en general y sus campos de saber afines han evolucionado nuevamente y, aquí estaría la clave, a ninguna le alacanza con el grado. La profesión ejercida por alguien que estudió sólo seis o siete años, más allá de sus esfuerzos posteriores, ya es impensable. Y esto no porque la realidad se haya complejizado sino porque la sociedad en general se ha movido hacia una percepción más compleja de la realidad, se anima a valorarla cada vez más en sus verdaderas dimensiones. Y aquí, la arquitectura se desvanece o tiende a disolverse. Como alguien dijo más arriba, el grado es el primer empujón, forma en lo básico, luego vienen las especializaciones. Si se fijan, los premios nóbeles de medicina no los ganan los médicos, los ganan los bioquímicos, y esto es porque la bioquímica evolucionó mejor como campo de saber investigativo, sus profesionales tienen más tendencia a la investigación que los médicos, que son más parecidos a los arquitectos y tratan de formarse mientras trabajan en la profesión. Hoy, una política pública sobre la ciudad, que es pensar la ciudad, probablemente no competa ya a un arquitecto sino a un arquitecto que luego hizo un magíster sobre desarrollo y que luego hizo otros posgrados sobre políticas públicas y que tiene también cursos de formación de primer nivel en gestión urbana económica, por dar un ejemplo. Bueno, el tema es para más pero me extendí mucho, … quisiera cerrar con una idea que le robé a Bourdieu y que me pareció maravillosa -él la usaba para definir a un sociólogo-: ¿qué es, al fin, un arquitecto? … esa persona que menos derecho tiene a la confusión, al momento de aportar alguna idea sobre las envolventes construidas del ambiente humano. Saludos a todos y todas …

 
# June 8, 2012 a las 20:54
Enlaces a este artículo »
Dejar un comentario »

 

Si bien los mismos lectores pueden moderar los comentarios, estos deberá tener un carácter proactivo y constructivo, manifestando sus puntos de vista con respeto a las obras y las personas (leer más sobre esto). Si quieres tener tu propio avatar, tan solo debes crear una cuenta en Mi Plataforma, la que estará asociada a tu email. Recuerda que Plataforma posee filtros automáticos que a veces marcan ciertos comentarios para moderación, por lo que tu comentario podría demorar unos minutos en aparecer publicado.