¿Normativas más flexibles para el diseño de Edificios Públicos?: el caso del nuevo Mercado Tirso de Molina

© Pedro Mutis

Hace algunos días, el Mercado Tirso de Molina – publicado en Noviembre pasado en Plataforma Arquitectura – fue noticia en los diferentes medios de comunicación de Chile por las inundaciones que sufrió la fachada sur del edificio. La causa aún no está clara y sin embargo sólo vimos declaraciones de las autoridades y la comunidad.

Quisimos conocer el otro lado de la moneda y contactamos a la oficina Iglesis Prat para poder entender mejor la situación; los actores, procesos y variables que determinaron al proyecto hasta llegar a su configuración final, actualmente puesta en duda – en opinión de los arquitectos- sobre la base de datos erróneos y muy poca información.

A continuación, los argumentos de los arquitectos.

© Pedro Mutis

Consuelo Iglesis nos cuenta como primer dato que el edificio no se llueve completamente como se ha informado, si no solo en sus terrazas y balcones, específicamente en la fachada sur. “Esto pasa porque son balcones y terrazas que no tienen cubierta ni cerramientos por la solución de diseño del mercado, porque la totalidad de los metros cuadrados que permite la ordenanza municipal se emplearon en techar y cerrar los locales. La municipalidad a través de su ordenanza no permite techar ni cerrar más superficie, se aprovechó al máximo el coeficiente de constructibilidad. Los balcones y terrazas nunca fueron techadas y son consideradas 0 m2 para su aceptación y aprobación por la DOM, dentro de la normativa vigente”.

De esta manera, la encargada de Diseño y publicaciones de Iglesis Prat agrega que “el proyecto construyó el máximo de superficie cubriendo y cerrando locales. Los espacios que están abiertos nunca fueron cerrados porque no se podía. Esto es conocido por los locatarios ya que se hizo una amplia participación ciudadana. Estos lugares que se llueven son lo mismo que balcones o terrazas de cualquier edificio que no lleva techo.”

Consuelo explica que el requerimiento de la Municipalidad de Recoleta y el Ministerio de Obras Públicas (el Mandante) buscaban una solución arquitectónica que no transformara el mercado en un volumen cerrado como el patio de comidas de un mall, sino un espacio abierto a todos, traspasable y conectado con el barrio.

Planta

Algunos medios, como Canal 13, han afirmado que la Municipalidad “no conocía el diseño y no tiene injerencia alguna en él”, lo que para Iglesis Prat  no se ajusta a los hechos. “El proyecto fue revisado por la Dirección de Obras de la Municipalidad. Fue por su solicitud que se redujeron al máximo las cubiertas, para así poder aprobarlo según los coeficientes de constructibilidad que permitían una superficie máxima, la que fue completamente ocupada”, explica Consuelo.

En el caso de la Pérgola de las Flores, ”muchas de las cubiertas debieron simplificarse y alivianarse para que pasaran como sombreaderos y no fueran consideradas como superficie construida y lograr su aprobación municipal. Esto en conocimiento de los locatarios que participaron en todas las etapas de diseño.”

Corte Longitudinal

¿Cerrar el edificio en forma hermética para contener las aguas lluvia habría sido una solución, con independencia de la normativa? En Iglesis Prat creen que no. “Si se cerrara todo en forma hermética, como algunos reclaman, el calor y la ventilación serían el nuevo problema. Además, se convertiría el edificio en una caja opaca que no aportaría nada de la riqueza interior de un mercado al entorno y a la ciudad.”

¿Cómo solucionar el problema? Según los arquitectos, se hace necesario que la Municipalidad permita una mayor constructibilidad en la manzana, para poder “estudiar el desarrollo de cubiertas y cierres que protejan de la lluvia en invierno y en verano vuelvan a ser terrazas y balcones que se abren al río, el parque y la cordillera.”

Corte Transversal

Aprendizajes

El caso es un buen ejemplo de la complejidad que está siempre detrás de un proyecto de arquitectura de uso público. En general estos son mucho más complejos de lo que suelen reflejar los medios de comunicación tradicionales. En ellos, muy frecuentemente el papel de los arquitectos parece reducirse a un diseño “bonito”, muchas veces antojadizo, pero que la mayoría de las veces tuvo que responder a una gran cantidad de variables y resolver un amplio y diverso conjunto de conflictos.

En este caso, las necesidades y requerimientos de todas las partes involucradas, la obligación de generar una contribución al barrio y a la ciudad y a la vez respetar la tradición de los feriantes; la búsqueda de un diseño espacial que permita desarrollar de la mejor manera sus funciones cotidianas; las restricciones que imponen normativas rígidas,  y la ejecución del proyecto.

En nuestra opinión, es 100% legítimo que todos quienes usan el Mercado Tirso de Molina tengan una opinión sobre la intervención que en él hicieron los arquitectos de Iglesis Prat, y que esas opiniones puedan ser contrapuestas y debatidas. Lo importante, a nuestro juicio, es discutir con harta información y pocos prejuicios. Y darle a los involucrados -en este caso a los arquitectos- la oportunidad de presentar sus ideas, antecedentes y argumentos. De lo contrario, debatir es bien inútil… y también bien aburrido.

Cita: Franco, José Tomás. "¿Normativas más flexibles para el diseño de Edificios Públicos?: el caso del nuevo Mercado Tirso de Molina" 26 Jun 2012. Plataforma Arquitectura. Accesado el 21 Apr 2014. <http://www.plataformaarquitectura.cl/?p=165503>
15 Comentarios »
Add ratingSubtract rating -1

Muy buen diseno, me encanta la funcionalidad. Felicidades

 
# June 26, 2012 a las 12:55
Add ratingSubtract rating 1
David R. González dice:

A juzgar por la espacialidad de la cubierta y la volumetria que esta genera, se me parece a la ya vieja pero interesante cubierta de la plaza de Paloquemao en Bogotá del maestro Dicken Castro….les dejo un link:

http://www.colarte.com/colarte/foto.asp?idfoto=285661

 
# June 26, 2012 a las 14:00
    Add ratingSubtract rating 0
    Sergio Uribe Saavedra dice:

    Tienes razón, pareciera influeciada por Paloquemao; pero lo que mueve el panorama es que recién me entero que era de Dicken Castro! Apuesto mi cabeza a que un profesor me había enseñado que era de Felix Candela!! ya ves… un error menos en mis saberes!

     
    # June 26, 2012 a las 22:09
Add ratingSubtract rating 0
Tomas dice:

Diseños mas flexibles para la normativa existente…

 
# June 26, 2012 a las 16:49
    Add ratingSubtract rating 0
    cristobal dice:

    Por fin alguien lo dijo!!! ….un proyecto tiene normas y tiene que atenerse a ellas, no puede ser excusa de una embarrada así……si la norma es mala, la cambiamos para todo….no podemos estar analizando proyecto a proyecto, imagínense la cantidad de trabajos y problemas que habría…nadie quedaría conforme, ¿y por que yo no y el si?…..este proyecto es muy bueno, pero los arquitectos la embarraron y punto..

     
    # June 27, 2012 a las 09:31
Add ratingSubtract rating 0
Martin Marmef dice:

Espero sea publicado este mensaje.
Como primera medida me alegra que haya llovido en cantidad en Chile dado que estuve este verano y el anterior y era terrible la sequia. Que se haya llovido este edificio no es ninguna sorpresa…estuve sentado en dichas terrazas tomando un jugo de frutas, contemplando este maravilloso edificio y es lo primero que se nota cuando uno se sienta en los laterales. Lo segundo que uno piensa es que en Buenos Aires, con la cantidad de lluvia que cae, sería un problema esta resolución…pero no para otras zonas de Argentina como lo demuestra el Hospital proyectado por Amancio Williams para Corrientes ( http://2.bp.blogspot.com/_X9uQOPu_oJU/SYDwNhJl56I/AAAAAAAAGpA/yC4t7s6hMoY/s1600/B-HOSPITAL-1.jpg )
Es verdad que las terrazas de este edificio se aprovechan solo en épocas de calor y cuando realmente el sol hace de ese espacio, algo realmente fenomenológico y útil.
En mi humilde opinión, creo que la normativa debe contemplar excepciones (o no) que deban ser analizadas particularmente por la Dirección de Obras, para todo edificio de acceso público (ya sea un “mall” o un mercado), dado que permitiría poder adecuar mejor este edificio o evitar monstruosidades como el mall de Castro que quizas “cumple” con la normativa pero se de$e$timó el impacto urbano desastrozo que generó en la ciudad.
Como anecdotico, quiero contar que este edificio me lo tope por casualidad, caminando, yendo a “la Piojera”. Nadie me recomendo ir alli, y cuando conté que habia ido alli y que habia disfrutado de recorrer el edificio, me han mirado con asombro, de que me guste algo tan feo! jajaja!
Saludos

 
# June 26, 2012 a las 17:15
Add ratingSubtract rating 0
andres dice:

pese a las explicaciones de los arquitectos , en relacion a la exigencia de la normativa local , no me parece que sea esto un impedimento para desarrollar un elemento que impida que entre el agua de la lluvia . creo que la forma de la cubierta a todas luces hermosa , no se la ha querido tocar de manera que se obliga a la gente a sufrir un edificio .

 
# June 27, 2012 a las 08:31
Add ratingSubtract rating 1
Fernando dice:

Tuve la oportunidad de visitar el edificio de pura casualidad cuando estuve por Santiago y me perdi en sus calles, me gusto mucho la cobertura, le manejo de volumenes y la relacion con la calle. Mientras lo observaba me preguntaba como seria en epoca de lluvias (lo visite en abril). Yo creo que esta bien que exista una preocupacion por el mejoramiento de edificios publicos y si bien la normativa juega un papel importante, nunca debe estar por encima del sentido comun, pienso que se pueden dar soluciones muy interesantes si la normativa nos ayuda y no obstaculiza. Saludos

 
# June 27, 2012 a las 11:15
Add ratingSubtract rating 1

Muy buen reportaje, al fin un medio que se dedica a entregar los hechos y circunstancias reales, más que echar más fuego y polémicas innecesarias. Felicitaciones.

 
# June 27, 2012 a las 16:25
Add ratingSubtract rating 0
Javier dice:

Siempre existe excepciones en este tipo de proyectos PUBLICOS; tanto la municipalidad, como los arquitectos, pueden y deberian haber llegado a un acuerdo de techar una superficie mayor; cubriendo por ejemplo la vereda; con el mismo diseño.

 
# June 27, 2012 a las 23:42
    Add ratingSubtract rating 0
    Martin Marmef dice:

    Concuerdo plenamente con vos. Con una hilera más de “paraguas” se solucionaba el problema ja! Y hasta creo que sumaba en espacialidad

     
    # June 28, 2012 a las 11:41
Add ratingSubtract rating -1
Santiago Real dice:

Yo recuerdo cuando Jorge Iglesis contestaba críticas a sus obras diciendo “otra cosa es con guitarra”. Yo le diría ahora “otra cosa es con paraguas”. Fuera de bromas, el fondo del asunto es éste: no había ninguna necesidad de sumarle un segundo piso completo al mercado. La ambición (municipal) rompió el saco.

 
# June 28, 2012 a las 00:10
Add ratingSubtract rating 0
Giuliano Pastorelli dice:

Fácil apuntar con el dedo y criticar, parece ser deporte nacional.
Aquí al menos se ha puesto en la mesa un enfoque que invit a un interesante debate
La poca relevancia del arquitecto en la opinión pública quedó demostrada en el revuelo mediático que alcanzó esta obra tras lloverse: se entrevistó a las autoridades, a los locatarios e incluso se le preguntó a los transeúntes, pero ni un solo medio de comunicación se dio el tiempo de ir a la oficina de los arquitectos y preguntar al respecto.

 
# June 29, 2012 a las 11:40
Add ratingSubtract rating 0
Matias Koch dice:

Excelente edificio. no por que la lluvia impida su uso en el segundo piso tan solo unos dias al año se debe cuestionar el profesionalismo, dedicacion y cariño que los arquitectos pusieron en este proyecto. hoy cualquiera dice lo que se le plazca de cualquier cosa, sin conocimiento de causa ni menos conocimiento tecnico. Gran trabajo, un edificio que renueva un espacio tradicional y lo pone nuevamente en la ciudad para todos.

 
# July 3, 2012 a las 16:26
Enlaces a este artículo »
Dejar un comentario »

 

Si bien los mismos lectores pueden moderar los comentarios, estos deberá tener un carácter proactivo y constructivo, manifestando sus puntos de vista con respeto a las obras y las personas (leer más sobre esto). Si quieres tener tu propio avatar, tan solo debes crear una cuenta en Mi Plataforma, la que estará asociada a tu email. Recuerda que Plataforma posee filtros automáticos que a veces marcan ciertos comentarios para moderación, por lo que tu comentario podría demorar unos minutos en aparecer publicado.