MECEDORAMA. Arquitectura y diseño zunchado

Cortesía de Mecedorama

Mecedorama es un proyecto desarrollado por Lys Villalba, María Mallo y Juanito Jones, tres jóvenes arquitectos establecidos en Madrid que supieron aprender y redefinir las técnicas y conocimientos de Rogelio, un artesano de la Guajira colombiana, para adaptarlos a los requisitos del diseño actual en España. Los tres son miembros del colectivo de arquitectura León 11 que, a su vez, colabora dentro de la red Inteligencias Colectivas, una plataforma que trata de localizar técnicas constructivas locales de distintas escalas que sirvan para proponer alternativas concretas, viables y sostenibles para la mejora de la calidad de vida de sus habitantes.

  

Cortesía de Mecedorama

Esta sorprendente fábrica de mecedoras nació en Madrid en noviembre de 2011 tras su estancia en Colombia como parte del proyecto Inteligencias Colectivas Palomino. Allí conocieron a Rogelio, un hombre que hacía unas bonitas mecedoras de zuncho trenzado y hierro soldado. Con él aprendieron a zunchar y encontraron nuevas aplicaciones para el sistema como los cerramientos verticales de algunas de las construcciones en Palomino. Es el caso, por ejemplo, de la Oficina de Deportes.

Cortesía de Mecedorama

El zunchado es un sistema sencillo pero laborioso que deriva de la técnica tradicional de trenzado a mano de tiras de tejidos. Estos tejidos que originalmente consistían en materiales naturales como palma o mimbre, más difíciles de encontrar, han sido sustituidos por tejidos plásticos, en este caso tiras de plástico de embalar, que aportan la resistencia y flexibilidad necesarias para acomodar el cuerpo además de abaratar el coste y descubrir nuevas posibilidades cromáticas. La parte rígida de la mecedora, la estructura de hierro, es soldada también manualmente por los mismos arquitectos para conseguir las formas deseadas. Después es lacada en el color elegido de la carta de colores RAL.

Cortesía de Mecedorama

Una producción artesanal y responsable que además permite la participación activa del cliente en el diseño. No hay stock, sino que el interesado elige la forma, el tamaño y los colores de entre un amplio catálogo que puede encontrar en la web. Todas las mecedoras se diseñan, sueldan, pintan y zunchan a mano y a la medida del usuario. Una combinación necesaria de ingenio, esfuerzo y mucha ilusión para hacer frente a la situación complicada que atraviesa la profesión en España. María, Lys y Juanito son un ejemplo más de cómo los arquitectos jóvenes buscan otras salidas. Otras vías por las que canalizar la creatividad y el aprendizaje de tanto tiempo.

Cortesía de Mecedorama

La labor cultural que supone el recuperar técnicas tradicionales es completada con la implicación social que rodea todo el proyecto. Mecedorama no consiste sólo en hacer mecedoras sino en enseñar cómo hacerlas. En transmitir y compartir los conocimientos del mismo modo que un día Rogelio les enseñó a ellos. A continuación un video de un taller organizado en Matadero Madrid.

Mecedorama es uno de esos proyectos de pequeñas dimensiones pero espíritu enorme. Por los conocimientos diversos que aglutina, los lugares lejanos en los que se ha ido dando forma y la ilusión de todos las personas que participan en él.

Las mecedoras han estado ya presentes en ferias como Operae, en Turín, o Poduct Design Madrid y en abril estarán en SaloneSatellite, la parte dedicada a jóvenes diseñadores dentro del Salón Internacional del Mueble de Milán.

Cita: Buey, María. "MECEDORAMA. Arquitectura y diseño zunchado" 26 Feb 2013. Plataforma Arquitectura. Accesado el 20 Apr 2014. <http://www.plataformaarquitectura.cl/?p=239558>
2 Comentarios »
Enlaces a este artículo »
Dejar un comentario »

 

Si bien los mismos lectores pueden moderar los comentarios, estos deberá tener un carácter proactivo y constructivo, manifestando sus puntos de vista con respeto a las obras y las personas (leer más sobre esto). Si quieres tener tu propio avatar, tan solo debes crear una cuenta en Mi Plataforma, la que estará asociada a tu email. Recuerda que Plataforma posee filtros automáticos que a veces marcan ciertos comentarios para moderación, por lo que tu comentario podría demorar unos minutos en aparecer publicado.