BIM: Adios al CAD.

Cuando tuve el ramo de dibujo técnico en la Universidad, hace unos 4 o 5 años, infructuosos fueron los esfuerzos por lograr convencer a los profesores de que era mucho más práctico dibujar en CAD. El argumento era que un arquitecto tiene que estar preparado para dibujar bajo cualquier circunstancia, además de que el CAD parecía sólo una alternativa más taquillera a los poco prácticos lápices a tinta. Pasaron los años, y por supuesto que ahora es impensable e impresentable NO enseñar CAD en la carrera de arquitectura. Claramente un arquitecto que no maneja CAD y no es el jefe, está en serios problemas.

Ahora, y sin ser Nostradamus el pronóstico es que se viene un nuevo cambio en esta área de la arquitectura… en realidad ya se vino, poco a poco el CAD hace un pie al lado y entra el BIM (Building Information System).

Las principales ventajas son:

Mejor Coordinación: Cuando hay varios arquitectos trabajando sobre un mismo proyecto, la coordinación no estan difícil como con los dibujos en 2D. El software de BIM puede destacar interferencias en rojo, inmediatamente.

Aumento productividad, menos horas-hombre: Esto se traduce a menores costos o en mejores honorarios… me inclino por la segunda claramente.

Diseño y mejor calidad de detalle: Con este sistema se puede dedicar más tiempo al diseño ya que se reduce el tiempo en que hay que pasar los bosquejos iniciales a CAD. Además, este sistema exige pensar y diseñar todos los detalles, ya que de no hacerlo, el modelo queda inconcluso.

Control de la información del proyecto: La base de datos de BIM, cuando se utiliza de una forma óptima se convierte en la fuente central para toda la información del proyecto, dando costos, cubicaciones, etc.

Abrir nuevos mercados para los arquitectos: La base de datos que en definitiva es el modelo da lugar a nuevos servicios que los arquitectos pueden aprovechar, como por ejemplo estimar costos de forma más detallada, programar el management de la obra, o generar imagenes a partir de los modelos.

Educativo para los arquitectos jóvenes: Estos programas al exigir mayor cantidad de detalle, obligan a los arquitectos jóvenes que trabajan en grandes proyectos a tomar decisiones de proyecto, o sea, fuerza a arquitectos jóvenes encontrar respuestas inmediatamente.

Facilita la relación con el cliente: poder mostrarle al cliente cómo va avanzando el diseño de la obra en 3D sin duda es un plus muy valorado.

Claramente estos son procesos que duran varios años, y sin duda el CAD será una herramienta útil para diseñar elementos que en BIM aún son muy complejos, pero cada vez tendrá menos sentido dedicar horas y horas a un detallado corte asignandole espesores y medidas, cuando en un modelo BIM basta con indicar por dónde hay que pasar el o los cortes en el modelo que ya está listo.

En Chile algunas oficinas ya usan hace tiempo sistemas BIM como Archicad o Revit, pero en pocas partes se les saca el verdadero partido que tienen. Es importante destacar que en Chile aún son herramientas caras y de no fácil implementación ya que requieren un período de entrenamiento para aprender a usarlas.

Finalmente, no me queda más que aconsejar a los estudiantes de arquitectura que pongan especial atención en qué programas les están enseñando en sus escuelas. En una profesión cada vez más competitiva, contar con las herramientas adecuadas no es un plus, si no que es un requisito mínimo. Además la licencia el Archicad 10 es gratis para los estudiantes.

En un artículo de la AIA (de donde se inspiró este post) podrán encontrar una completa descripción de una oficina de 40 personas que implementó un sistema BIM aquí.

y más info en: Popurrí: software para la arquitectura.

Cadalyst

Cita:David Assael. "BIM: Adios al CAD." 16 May 2014. Plataforma Arquitectura. Accedido el . <http://www.plataformaarquitectura.cl/cl/02-1284/bim-adios-al-cad>