Opinión: Compartir la experiencia

Open-uri20140723-19943-12j6mny

Una manera muy valiosa de aprender arquitectura es mirando, visitando y estudiando obras que han hecho otros arquitectos. Lamentablemente, muchas de estas son inaccesibles, ya sea por una condición geográfica, de distancia o por su condición de privadas.

Si bien, visitar una obra es diferente de solamente estudiarla, éste ya es un hecho bastante valioso, y en ese sentido son los propios arquitectos quienes pueden compartir parte de esta experiencia, para que otros puedan aprender de ellos.

Cuando alguien tiene un cierto talento, tiene también una responsabilidad, que se puede traducir en enseñar a otros para que puedan aprender de esa experiencia. En el caso de la arquitectura, los propios arquitectos pueden colaborar con la formación de otros arquitectos o estudiantes compartiendo conocimientos o parte de lo que ellos hacen.

Open-uri20140723-19943-j5hbuj

Cuando alguien tiene un cierto talento, tiene también una responsabilidad, que se puede traducir en enseñar a otros para que puedan aprender de esa experiencia. En el caso de la arquitectura, los propios arquitectos pueden colaborar con la formación de otros arquitectos o estudiantes compartiendo conocimientos o parte de lo que ellos hacen.

La arquitectura desde siempre se ha enseñado y ha aprendido a partir de los mismos arquitectos y proyectos, y en ese sentido hay quienes se han volcado, de manera dedicada a la preparación de profesionales, ya sea compartiendo sus conocimientos en una sala de clases, o difundiendo su trabajo o experiencia en conversaciones, entrevistas, publicaciones o charlas, pero sobre todo de manera desinteresada.

Por el contrario, hay quienes son absolutamente inaccesibles, y se muestran totalmente contrarios a difundir o compartir parte de su experiencia y talento con el resto, no entendiendo que el interés de otros por su trabajo, es el primer reconocimiento y señal de que se está haciendo un buen trabajo, y por ende una gran responsabilidad.

Open-uri20140723-19943-1vsmdb

Por el contrario, hay quienes son absolutamente inaccesibles, y se muestran totalmente contrarios a difundir o compartir parte de su experiencia y talento con el resto, no entendiendo que el interés de otros por su trabajo, es el primer reconocimiento y señal de que se está haciendo un buen trabajo, y por ende una gran responsabilidad.

Resulta gratificante, y es una tremenda lección, ver como hay grandes arquitectos que, entendiendo esta responsabilidad, adoptan una actitud accesible, dispuestos a colaborar en la medida de los posible y de las circunstancias, aportando de manera implícita a la formación y crecimiento profesional de muchos, ya sea compartiendo sus obras o dándose el tiempo de responder una pregunta.

Open-uri20140723-19943-10iqe9k

Resulta gratificante, y es una tremenda lección, ver como hay grandes arquitectos que, entendiendo esta responsabilidad, adoptan una actitud accesible, dispuestos a colaborar en la medida de los posible y de las circunstancias, aportando de manera implícita a la formación y crecimiento profesional de muchos, ya sea compartiendo sus obras o dándose el tiempo de responder una pregunta.

Open-uri20140723-19943-hk4pr8

El ego o éxito inmediato en algunos casos, los hace inaccesibles para responder a un estudiante, dictar una charla, o publicar su obra o experiencia en una revista o portal que pueden considerar no está a su nivel.

Cita:Guillermo Hevia García. "Opinión: Compartir la experiencia" 30 May 2014. ArchDaily. Accessed . <http://www.plataformaarquitectura.cl/02-169041/opinion-compartir-la-experiencia>
comments powered by Disqus