Arquitectura: ¿Salario Ético o Salario Tétrico?

fuente: futurolaboral.cl

Desde hace un tiempo que se viene discutiendo en Chile sobre el sueldo ético, cuando monseñor Goic cuestionó públicamente que con el salario mínimo legal, que asciende a $144.000 (usd $277,5) alguien pudiera vivir dignamente. Desde entonces se ha planteado un gran debate nacional donde han participado la gran mayoría de los estamentos públicos: la iglesia, el gobierno, partidos políticos, empresariado, sindicatos, universidades, etc. Esta discusión ha llegado a tal punto que hasta el gobierno se vio obligado a crear una gran comisión para debatir y buscarle una solución al tema.

Por nuestro lado, los arquitectos nos hemos quedado mirando de forma impávida esta discusión, sin ver hasta ahora que nuestras asociaciones gremiales (CoArq) o profesionales (AOA) se pronuncien al respecto. En Plataforma Arquitectura creemos que no nos queda otra que preguntarnos: ¿y cómo andamos por casa?.

En otras profesiones hay bastante claridad sobre el panorama profesional y de remuneraciones, pero en la arquitectura, donde un alto porcentaje de los profesionales trabaja de manera independiente, o sin contrato y con pago de honorarios, la única claridad que hay es que después de haber estudiado una carrera que ha durado 6, 7 o más años, los recién egresados en el caso de que logren encontrar trabajo, empiezan ganando unos sueldos que en la mayoría de los casos son ridículamente bajos. Para nadie es un misterio de que hay arquitectos que actualmente trabajan por $200.000 o $300.000 mensuales sin ningún tipo de previsión. En vista de esta situación, algo muy típico es demonizar a los empleadores, muchas veces hemos escuchado como en grandes oficinas donde hay bastante trabajo y varios arquitectos, los practicantes trabajan gratis o los arquitectos más jóvenes ganan muy poco.

¿Y quién tiene la culpa? Primero que nada, creo que a esta altura queda claro que la Arquitectura, al menos en Chile, es una profesión de vocación más que una forma infalible o eficiente de ganar dinero. ¿Pero qué es lo que explica que después de tantos años de estudio universitario haya tales niveles de incertidumbre con respecto a encontrar trabajo y un salario decente? Los que han empezado su oficina propia podrán constatar de que no es fácil pagar los costos fijos, además de contratar otros arquitectos y llegar con números azules a fin de mes. O sea, a pesar de que estamos en un momento dónde el mercado inmobiliario se mueve bastante, y construcción no falta, el mercado específico de la arquitectura (cómo lo discutimos en este post) no mueve niveles de dinero suficientes como para asegurar buenos ingresos. Hace un tiempo pensaba que la culpa de los bajos sueldos eran justamente los arquitectos empleadores, los que probablemente en algunos casos puedan pagar un poco más de lo que pagan, pero esa respuesta responde a un análisis demasiado superficial del tema, ya que si alguien está pagando $200.000 mil de sueldo, claramente no tiene la capacidad para pagar 4 o 5 veces eso, y además, y muy importante, existe un mercado que se lo permite.

A mi parecer este problema de los sueldos en la arquitectura en Chile tiene 2 aristas fundamentales:1. Un problema de sobre oferta profesional y 2. una total falta de regulación y control por alguna entidad responsable.

Con sobre oferta me refiero a que actualmente existen más de 44 escuelas (considerando cada sede) que imparten la carrera de Arquitectura en Chile, siendo que hace unos 20 años no eran más de 15. Desde que empezó la profesión en Chile hace más de 100 años hasta ahora se han titulado más o menos 10.000 arquitectos, y actualmente hay más de 14.000 estudiantes de arquitectura, o sea, si es que ahora hay una sobre oferta de arquitectos, imagínense en 5 años más. Recordemos de que si bien en estos momentos el mercado de la construcción está bastante activo, en ningún caso la demanda de arquitectos ha crecido de una manera importante. Y esto se debe a que implementar una escuela de Arquitectura para cualquier Universidad es algo muy conveniente y barato, no se necesita infraestructura física especial, ni equipos caros, y buscar profesores es extremadamente fácil ya que siempre habrá algún arquitecto sin trabajo dispuesto a hacer clases. Además no hay ninguna institución preocupada por controlar esta situación… recordemos que desde hace más de 30 años el encargado de regular la oferta de la educación superior es justamente el mercado, y este mercado está tan desregulado que actualmente uno podría estudiar arquitectura en alguna universidad tradicional y terminar la carrera en 5 o 6 años, o entrar derechamente al Uniacc donde en tan sólo 2 años se consigue el mismo título. Y aparte del “prestigio” de las universidades, no existe absolutamente nada que haga una diferencia entre un profesional que ha estudiado 2, 4 o 6 años la misma carrera… y claramente el cuento de las acreditaciones aún no es referencia para los clientes, y como va la cosa, dudo que en algún momento lo sea. Si bien no se puede hablar de una falla de mercado, claramente falta más regulación, y con esto llegamos al punto 2:

Total falta de regulación y control por alguna entidad responsable. Los abogados para poder ejercer tienen que dar un examen ante la Corte Suprema, y con algunas otras profesiones pasa algo similar. ¿Y los arquitectos, qué? En otros países, principalmente en los europeos, hay que dar un examen para acreditarse con el fin de poder ejercer, y en USA hay que acreditarse en cada estado!. Bueno y en Chile, nada… basta con aprobar el proyecto de título, el cuál será corregido probablemente por los profesores de la misma universidad donde estudiaste (que nada asegura que hayan estudiado más de 2 años) y quedas listo para salir a ofrecer tus servicios al mercado. O sea, no existe ninguna regulación común para todos los arquitectos que ejercen de manera profesional, ni tampoco ninguna forma de control obligatoria, como podría ser una acreditación ante el colegio de arquitectos (lo que ahora se hace de forma totalmente voluntaria), o ante el gobierno. Solamente existe una responsabilidad legal, que se formaliza al momento de firmar los planos, pero eso sólo garantiza que la obra cumple con aspectos técnicos muy específicos… nada que sea capaz de estandarizar de alguna forma las competencias profesionales.

En otros países, donde la práctica profesional está más regulada, por ejemplo en Cataluña, España, los colegios profesionales tienen una gran cantidad de atribuciones y responsabilidades, hasta el punto de garantizar un nivel de honorarios mínimo, respaldar la calidad profesional de sus afiliados, negociar colectivamente seguros de salud, de jubilación, etc. Y también son los encargados de visar y hacerse responsables por las licencias profesionales de los arquitectos, lo que me parece tienen que ser aprobados por los colegios de arquitectos al momento de titularse.

Conclusiones. La discusión sobre el salario en la Arquitectura sin duda va tomando más urgencia este último tiempo ya que la cantidad de oferta de profesionales crece de forma totalmente desmedida en relación a la demanda. Dicha discusión es necesario fundarla sobre un horizonte de miras más amplio que simplemente concluir que se tiene que establecer un mínimo a pagar o que las condiciones básicas deben de ser el contrato o previsiones. Necesitamos tener un debate a nivel profesional, donde participen los distintos estamentos y entidades relacionadas a la labor de los arquitectos, para definir de qué forma podemos darle más peso, calidad y rigor a nuestra práctica profesional a nivel de gremio, y no solamente con respecto a tener más y mejor representatividad ante otros estamentos de la sociedad, sino a conformar un cuerpo profesional responsable, que pueda definir un marco de acción claramente delimitado y garantizado para nuestra práctica profesional. De esta manera, que más que entrar en una gran competencia por conseguirse clientes al precio que sea, con las consecuencias e impactos que ya conocemos, se pueda determinar cuáles son los factores que le suman valor agregado a nuestro quehacer, y de esa forma ordenarlo, potenciarlo y a la larga aprovechar el número creciente de profesionales de una manera positiva en vez de considerarlos un amenazante aumento de la competencia. Tenemos que dejar de pensar en defender nuestros intereses individuales y empezar a trabajar de forma coordinada, aunque nuestro ego muchas veces nos lo dificulte.

En definitiva, propongo tener visión y abordar este tema de forma responsable ahora ya, en vez de lamentarnos en el futuro cuando ya sea realmente tarde y las leyes del mercado se hayan terminado de imponer por sobre cualquier determinación ética en nuestra profesión.

La pregunta final probablemente debiera ser: ¿Tratamos de autoregular nuestro quehacer profesional, o nos quedamos esperando a que algún día nos impongan una regulación externa? Se aceptan todo tipo de propuestas…

Sectores económicos en que trabajan los titulados entre 2000 y 2001

fuente: futurolaboral.cl

Cita:David Assael. "Arquitectura: ¿Salario Ético o Salario Tétrico?" 16 May 2014. Plataforma Arquitectura. Accedido el . <http://www.plataformaarquitectura.cl/cl/02-2768/arquitectura-salario-etico-o-salario-tetrico>
comments powered by Disqus