Un polémico hotel de Cáceres, premio FAD de Arquitectura

Open-uri20140730-28893-1s8zmpu

Por José Ángel Montañés

La Plaza de San Mateo, situada en el recinto amurallado de Cáceres, está llena de edificios de interés histórico: la iglesia que da nombre a la plaza, las casas del Sol y del Águila, el convento de San Pablo, el palacio de los Cáceres Ovando con su torre habitada por cigüeñas y, desde hace medio año, el hotel restaurante Atrio, obra de Emilio Tuñón y Luis Mansilla, un edificio integrado en el entorno mediante su fachada original de mampostería que envuelve una intervención rompedora y atrevida. El edificio, un cinco estrellas de la cadena de lujo Relais & Chateaux, propiedad del exitoso dúo de restauradores Toño Pérez y José Polo (dos estrellas Michelín), ha obtenido el premio FAD de Arquitectura 2011, que otorga la entidad Fomento de las Artes y el Diseño (FAD) de Barcelona.

El proyecto, que se ha impuesto a otros 281 obras, se ha visto envuelto en la polémica desde el inicio. En 2006, la propuesta de los arquitectos de crear una nueva fachada chocó con la fuerte oposición de los cacereños que acabó con la prohibición del ayuntamiento, que obligó a crear un segundo proyecto que respetaba fachadas, alturas y texturas.

“Los arquitectos han mejorado su proyecto creando una fachada arqueológica y un interior con una nueva arquitectura que convive con las piedras antiguas. Nosotros hemos obviado la polémica y nos hemos guiado por la calidad. Es perfecto”, aseguró la arquitecta Benedetta Tagliabue, presidenta del jurado.

No es la única polémica. En mayo, la Fiscalía Provincial acusó a cinco responsables de la obra, entre ellos los arquitectos, Tuñón y Mansilla, de atentar contra el patrimonio y pidió una condena de 18 meses de cárcel y multa por causar desperfectos, durante las obras, en el contiguo palacio de los Golfines de Arriba.

Open-uri20140730-28893-1sfydeh

No es la única polémica. En mayo, la Fiscalía Provincial acusó a cinco responsables de la obra, entre ellos los arquitectos, Tuñón y Mansilla, de atentar contra el patrimonio y pidió una condena de 18 meses de cárcel y multa por causar desperfectos, durante las obras, en el contiguo palacio de los Golfines de Arriba.

El edificio Media-Tic, de Enric Ruiz Geli, en el 22@ de Barcelona (Mención en Arquitectura); la reforma realizada por Iñaki Ábalos de laFundación Tàpies (Interiorismo) “por cambiar el espíritu de la fundación”, según Tagliabue; el parque de las Aigües de les Hortes de Vilabertran, en Figueres (Ciudad y Paisaje), de Michèle Orliacqy Miquel Batlle; y la caravana convertida en casa de un coleccionista nómada de arte por Martin Lejarraga y Ana Martínez Martínez (Intervenciones Efímeras), completan el palmarés de los premios 2011.

Fuente: elpais.com

Dos viviendas unifamiliares construidas en el interior de un patio de manzana de Lisboa comparten, ex aequo, el galardón con el hotel. “Ricardo Bak Gordon se ha quedado con lo positivo de la ubicación al convertir los bloques de viviendas de alrededor en paisaje”, explica Tagliabue.

Cita:Daniel Portilla [Dapo]. "Un polémico hotel de Cáceres, premio FAD de Arquitectura" 28 May 2014. ArchDaily. Accessed . <http://www.plataformaarquitectura.cl/02-98068/un-polemico-hotel-de-caceres-premio-fad-de-arquitectura>
comments powered by Disqus