Central de Recogida de Residuos Sólidos Urbanos / Vaíllo & Irigaray + Galar

Courtesy of Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR
Courtesy of Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR
  • Arquitectos: Vaíllo & Irigaray + Galar
  • Ubicación: Pamplona, Navarre, Spain
  • Área: 832.0 m2
  • Fotografías: Cortesia de Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR

Courtesy of Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR Courtesy of Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR Courtesy of Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR Courtesy of Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR

  • Colaboradores: David Eguinoa, arquitecto, Lucia Astrain, arquitecta, Luis Miguel Navarro, ingeniero, Juan Carlos de la Iglesia, Ángel Álvarez, Oscar Martínez, Xabier Tuñón, Isabel Franco
  • Consultores: Estructura, Tadeo Errea-LANDABE, Fachadas, ALTRES
  • Recogida Neumática: ENVAC
  • Instalaciones: INARQ
  • Promotor: Junta de Compensación AR1 del PSIS de Ripagaina (promotor privado)
  • Constructor: AZYSA Jefe de obra: Gabriel Celaya + Iñako Les
  • Presupuesto: 825.416 €
  • Costo: 992 €/m
Courtesy of Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR
Courtesy of Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR

Descripción de los arquitectos. Una CRRU -central de recogida de residuos sólidos urbanos- es un gran estómago urbano: aspira los residuos desde el punto donde se originan, los deglute, separa y compacta para evacuar a través de camiones a los diferentes puntos de tratamiento, reutilización y reciclaje.

Aspirar y compactar son las funciones específicas de la central.

Un gran succionador logra introducir los residuos en la central, a través de un conducto, que funciona como una gran intestino urbano.

Courtesy of Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR
Courtesy of Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR

Las compactadoras empaquetan los diferentes residuos clasificados en formatos geométricos de volumen minimizado.

También funciona como cómo un gran clasificador de residuos, posibilitando los diferentes tipos de tratamiento y reciclaje.

La central cobija gigantescos artefactos mecánicos - turbinas, decantadores, compactadoras, filtros,...-, todos ellos ensartados por el mismo conducto –vial del residuo: tubo subterráneo de conexión con cada hogar: esfínter del barrio -

Courtesy of Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR
Courtesy of Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR

Del mismo modo que en el símil bio-lógico -un estómago, unos intestinos y un esfínter- se conforman mediante una geometría deudora de su íntimo funcionamiento y de las exigencias del “flujo”, la CRRU también obedece a las propias exigencias funcionales radicales derivadas del flujo y su mecánica.

En este sentido, el formato que adopta la central, es consecuencia de su función mecánica y de los condicionantes volumétricos y direccionales tanto de la maquinaria como de los flujos que encierra. La geometría adopta la función de envolvente que calca los órganos y los movimientos internos. El contenedor también se distorsiona para poder digerir la basura, al igual que los hacen los intestinos.

Courtesy of Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR
Courtesy of Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR

Arquitectura bio-morfica

Una CRRU es un edificio limpio: es una edificación capaz de convivir con el resto de usos de una ciudad: no es un edificio que haya que esconder: sin embargo la mayoría de ellos resultan edificios fabriles, industriales, “ciegos”, insensibles al entorno,...

En este sentido se ha querido dotar a esta central de ciertos rasgos bio-mórficos, capaces de acentuar su personalidad para la convivencia: es un edificio que mira y huele: posee nariz y ojo.

Su propio funcionamiento interno – sin embargo- exige un edificio de tripas ruidosas: para ello es necesario generar un edificio con diferentes caparazones y capas de protección acústica: para ello se genera un edificio con escamas. Un recubrimiento reconocible y dotado de una escala capaz de asemejarse mediante algún tipo de mimesis –quizás conceptual- a las peculiaridades del lugar y de la “cultura” que debe generar: cultura ecológica, una “cultura verde”

Courtesy of Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR
Courtesy of Cortesia VAÍLLO & IRIGARAY + GALAR

La volumetría contorsionada se envuelve mediante escamas de un mismo material y con mismo sistema constructivo –fachadas y cubierta-: chapas de gran formato (2,5mx1,5 m)de hoja-lata de aluminio reciclado lacado, de espesor mínimo.

El sistema constructivo del recubrimiento se basa en un proceso de “optimización del material de recubrimiento” y por tanto en aprovechar la propia deformación de la fina lámina de chapa: se permite y fomenta dicha deformación para generar una imagen de “escamas hinchadas”, capaces de dotar de la escala adecuada a la composición de las piezas que conforman el volumen, a la vez que recuerdan que toda digestión genera hinchazón debido a los gases internos del proceso. La imagen de “retales” concentra también la intensidad en la iconografía deseada.

ubicación
ubicación

Ubicación para ser utilizado sólo como referencia. Podría indicar ciudad / país, pero la dirección no exacta. Cita:Giuliano Pastorelli. "Central de Recogida de Residuos Sólidos Urbanos / Vaíllo & Irigaray + Galar" 02 Sep 2014. Plataforma Arquitectura. Accedido el . <http://www.plataformaarquitectura.cl/cl/626374/central-de-recogida-de-residuos-solidos-urbanos-vaillo-and-irigaray-galar>
comments powered by Disqus