Plataforma Arquitectura | El sitio web de arquitectura más leído en españolEl sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Muebles
  3. Malquerida Chair, una silla realizada a partir de un tablón de fresno americano y cola, sin ningún tipo de herrajes

Malquerida Chair, una silla realizada a partir de un tablón de fresno americano y cola, sin ningún tipo de herrajes

Malquerida Chair, una silla realizada a partir de un tablón de fresno americano y cola, sin ningún tipo de herrajes
Malquerida Chair, una silla realizada a partir de un tablón de fresno americano y cola, sin ningún tipo de herrajes, Cortesía de Jorge Garaje
Cortesía de Jorge Garaje

El diseñador español Jorge Garaje, quien se destaca por la creatividad y madurez en la resolución de los temas propuestos a sus diseños, nos presenta Malquerida Chair. Una silla realizada a partir de un tablón de fresno americano y cola, sin ningún tipo de herrajes. Autoproducida mediante fresado por control numérico y trabajo de carpintería artesanal.

Cortesía de Jorge Garaje Cortesía de Jorge Garaje Cortesía de Jorge Garaje Cortesía de Jorge Garaje +23

Descripción del diseñador. Este proyecto nace como la propuesta al planteamiento de dos asignaturas de la carrera de Diseño Industrial en la Escuela Superior de Diseño de Madrid. Se pretendía cubrir, con el desarrollo de una pieza, las habilidades exigidas en las asignaturas de proyección y modelo de prototipos.

Cortesía de Jorge Garaje
Cortesía de Jorge Garaje

La premisa inicial era la consecución de un modelo de silla a partir de un único tablón de madera de fresno americano con dimensiones de 1500x50x15 milímetros y cola de carpintero. No estaba permitido el uso de herrajes de ningún tipo, como clavos, tornillos o tuercas.

El primer paso a realizar fue el propio diseño de la silla. Tras muchas indagaciones, consultas, dibujos y bosquejos, pensé cómo se podría aprovechar al máximo la poca cantidad de madera que disponía.

Cortesía de Jorge Garaje
Cortesía de Jorge Garaje

¿Cómo se puede optimizar en el mayor espacio posible los recursos materiales? Repartiéndolos de la forma más homogénea posible sobre su superficie.

¿Cómo se consigue esto? Con una estructura de malla.

¿Qué aporta resistencia a la compresión, es decir, al esfuerzo mayoritario al que se ve sometida una silla? Un coeficiente de pandeo mínimo en la dirección en la que se aplica el esfuerzo

¿Qué tipo de estructuras cumplen esta premisa? Las mallas alveolares, es decir, una retícula extruida en el espacio de manera que se originen pequeñas celdas independientes siguiendo la disposición reticular previa. Gracias a la compensación proporcionada por el reparto homogéneo de la fuerza en las celdas, es el elemento estructural más fuerte que se conoce en relación al kilo de carga y al kilo de material.

Cortesía de Jorge Garaje
Cortesía de Jorge Garaje

Esta forma de extensión de material sobre una superficie se da en la naturaleza de muchas formas. Los paneles de abeja o el tejido de los pulmones comparten esta propiedad estructural, y poseen un increíble grado de flexibilidad y residencia a torsiones. Este tipo de desarrollo estructural lo hemos adaptado a otros materiales y objetos de uso humano, tales como los interiores de puertas, suelas de calzado y paneles de policarbonato para la arquitectura. Consideré que la propia naturaleza me proveía de la solución al planteamiento de este proyecto.

Cortesía de Jorge Garaje
Cortesía de Jorge Garaje

Tras docenas de bocetos, procedí a el dibujo de las vistas de esta pieza de mobiliario con un programa de CAD. Debo decir que en su origen, este paso no fue para realizar unos planos formales, si no para trasladar el trazado de cada pieza a la fresadora de control numérico como guía a mi planteamiento y comprensión personal. Es por esto por lo que las vistas no corresponden a las de un plano formalmente realizado. 

La decisión de realizar el corte de las piezas con fresadora responde a la necesidad de trazar arcos de circunferencia perfectos en los encuentros de la madera, con el fin de eliminar los puntos de fractura que pueden derivarse de un esfuerzo de compresión continuado con el uso, tal y como sucede con los arcos arquitectónicos.

Cortesía de Jorge Garaje
Cortesía de Jorge Garaje

Debido a mi nula experiencia en carpintería, sabía que no iba a poder realizar ese corte tan perfecto con la sierra de cinta disponible en el taller, pues era necesario un avanzado grado de experiencia para esta labor que decidí suplir con el fresado por control numérico.

Una vez completada la idea y su concepto, procedí a la proyección del deshilado de la madera con una sierra de disco y una labra, obteniendo otros tablones más pequeños, bien escuadrados y limpios; a partir de los cuales se procede a la extracción de la pieza mediante el mecanizado por CNC.

Cortesía de Jorge Garaje
Cortesía de Jorge Garaje

La trayectoria del fresado de la madera se realizó a dos alturas: los cortes hasta la mitad del tablón correspondían a los puntos donde había uniones a media altura, tras lo cual se realizó el corte transversal completo de cada bloque de madera.

Las láminas de madera, que proyecté con dos milímetros de espesor, las tuve que encargar en una carpintería. Las máquinas del taller de la escuela no respondieron bien a los intentos de obtenerlas ahí, amén de mi inexperiencia en ebanistería.

Cortesía de Jorge Garaje
Cortesía de Jorge Garaje

El punto de ensamblado fue donde mayor dificultad encontré. Debido al gran número de piezas que componen el mueble, procedí con precaución y bajo el asesoramiento de un carpintero veterano. 

El fresno americano tiene la madera maciza más flexible que existe. Es la que se ha usado para hacer arcos, así como muchos artículos deportivos actuales.

Cortesía de Jorge Garaje
Cortesía de Jorge Garaje

Quise llevar la flexibilidad de la madera de fresno al límite. Las láminas obtenidas en carpintería estuvieron en remojo 12 horas, con el fin de lograr una mayor maleabilidad. Al llegar el momento de colocarlas en el asiento y el respaldo de la silla, no ofrecieron ninguna resistencia a ser dobladas, como si de papel se hubiera tratado. El punto crítico de todo el proceso llega cuando estas láminas se secan. Según se van secando, van ganando tensión tensando y por ende, acaban embutiéndose en los orificios donde están insertadas, adquiriendo una firmeza inusitada que aporta la funcionalidad pragmática de diseño. El acabado calado es el elemento más potente de la dimensión visual de esta pieza de mobiliario, y su principal reclamo estético.

Cortesía de Jorge Garaje
Cortesía de Jorge Garaje

Se bautizó con el nombre de Malquerida debido a las innumerables dificultades y sinsabores, aderezados todo con una gran incertidumbre, que hubo de salvar para su elaboración.

Cita: Piedad Rojas. "Malquerida Chair, una silla realizada a partir de un tablón de fresno americano y cola, sin ningún tipo de herrajes" 14 ene 2017. Plataforma Arquitectura. Accedido el . <http://www.plataformaarquitectura.cl/cl/802999/malquerida-chair-jorge-garage>
Leer comentarios
Leer comentarios