Frontón Polideportivo Zierbena / GAZ arquitectos

GAZ arquitectos- Igor Ortega Arquitectos: GAZ arquitectos- Aitor Gurtubay, Asier Atxurra, Unai Zelaieta Ubicación: Zierbena, Bizkaia, País Vasco Equipo: Oscar Brazo, Ana Epelde, Marilu Rodriguez Arquitectos Técnicos: Jose Miguel Ortega, Igor Ortega Estructuras: INEK Ingenieria Instalaciones: INDOTEC Ingenieria, Eduardo Escobal Ingeniero, TAO Iluminación Técnicos Municipales: Jakinda Goyarzu, Marcos de la Torre Promotor: Ayuntamiento de Zierbena Constructora: Fonorte Superficie: 2.000 m2 Fotografías: GAZ arquitectos- Igor Ortega     Construir un edificio, para albergar una cancha de frontón, que por su uso evidente, tiene que tener tres alzados laterales ciegos de gran envergadura y masivos, implica tomar decisiones drásticas a la hora de acometer un proyecto con estas premisas. GAZ arquitectos- Igor Ortega Además de ello, la situación topográfica del mismo, en lo alto de una cumbre dominante, los fuertes vientos que azotan la zona, y la imposibilidad de realizar excavaciones profundas en el entorno, no permiten ninguna ocultación o artilugio. Por tanto hay que asumir su presencia del mismo en el paisaje sin ningún complejo y responder con una pieza rotunda de carácter pétreo y pesado. El resultado es una pieza prismática, que a modo de bloque cortado en cantera, sin escala aparente, ni referencia alguna, se convierte en objeto abstracto y referencial en el paisaje. GAZ arquitectos- Igor Ortega El cerramiento de todo el edificio, se ha realizado mediante un muro hormigonado in situ de gran espesor, al cual se confía la capacidad portante de todo el conjunto, así como el cerramiento interior y el acabado exterior estriado. Este acabado estriado del hormigón, realizado con moldes específicos, aporta vibración al conjunto y acentúa su carácter telúrico. El control del hormigón, las tongadas, el plastificante y el vibrado y desencofrado del mismo es esencial ya que cualquier error posterior no es corregible. GAZ arquitectos- Igor Ortega Una pieza de menor tamaño, aloja las gradas del público, una serie de salas polivalentes, gimnasios y elementos de servicio, consiguiendo una fachada principal de carácter mas doméstico. Esta fachada va abriéndose a las vistas del paisaje, el valle del puerto de Zierbena y el golfo de Bizkaia al fondo, mediante unas cristaleras continuas en toda su longitud. Esta pieza remata en un balcón corrido longitudinal de gran vuelo y ligero en contraposición al resto del conjunto. Bajo este vuelo se asoma un elemento que sobresale de la alineación del prisma incluido durante la obra, dada la demanda de más superficie por parte de sus futuros usuarios. El acabado de esta fachada de esta pieza es pretendidamente más amable y calido, resuelto mediante paneles de resinas fenólicas solucionando los huecos y accesos en una trama modular y repetitiva. GAZ arquitectos- Igor Ortega Para conseguir un espacio de gradas sin ninguna interferencia visual, se han evitado los pilares descolgando parte del vano del forjado en una gran cercha longitudinal de 44 m de luz, sobre la cual apoyan las costillas primarias de la estructura.

En Detalle: Construcción con botellas recicladas

Vía Eco-Tec A partir de un artículo publicado hace algunos días, y el interés generado por conocer más sobre este tipo de construcción en base al reciclaje y la reutilización de botellas de desecho, les presentamos una aproximación más detallada sobre el proceso y sus cualidades. Vía Eco-Tec La construcción en base a botellas se puede poner en paralelo al uso del ladrillo, es básicamente el mismo sistema pero cambiando el material. Las botellas funcionan como “eco-ladrillos” y pueden ser de plástico pet (Polietileno Tereftalato) o de vidrio, éstas últimas pueden generar luminosidades y efectos de colores diferentes en muros no estructurales. Usuario de Flickr: El blog de apa Lo interesante es que además de estar reutilizando la basura, la estructura generada es muy resistente, de bajo peso y asegura condiciones térmicas adecuadas, permitiendo dar acceso a la vivienda a familias o comunidades con bajos recursos. Usuario de Flickr: El blog de apa El proceso es sencillo: recolectar las botellas, llenarlas con tierra, arena, escombros finos o bolsas de plástico, sellarlas, amarrarlas con cuerda o nylon para conformar una red y luego incorporarlas al muro a través de una mezcla que – para lograr mayor firmeza y duración – puede ser en base a tierra, arcilla, aserrín y cemento. En muros estructurales es muy importante el relleno de las botellas, para asegurar su resistencia a largo plazo, y hacerles una pequeña perforación para permitir la respiración del material de relleno. Vía Eco-Tec Las botellas se tienen que disponer perpendiculares al muro y alternadas entre ellas, con sus tapas y fondos en diferentes direcciones. Por lo tanto, es recomendable que en un mismo muro se use el mismo tipo de botella. Usuario de Flickr: El blog de apa Una manera de finalizar el proceso es cubrir el muro con un malla de gallinero y estucar con una última capa de mezcla, pero también se pueden dejar a la vista, haciendo más interesante el acabado y mostrando el innovador material utilizado. También se pueden construir muros no portantes, entregando más posibilidades de diseño en cuanto al juego con las botellas de vidrio, sus colores y formas. Usuario de Flickr: El blog de apa Es interesante como este sistema que requiere bajos recursos, ha generado la cooperación entre comunidades de distintas partes del mundo, mejorando la convivencia y la colaboración entre vecinos. La ONG OMIS (Organización Multidisciplinaria para la Integración Social) ha venido desarrollando hace un tiempo proyectos sociales de este tipo en Bolivia y Uruguay a través de la Dra. Ingrid Vaca Diez (Bolivia) y su propuesta “Casas de Botellas”. En las fotografías podemos ver parte de su obra construida, que incluye además pilares y muros curvos, construidos con el mismo material reutilizado. Fotografías Vía Eco-Tec / Comunidad Inzoco / Usuario Flick: El blog de apa