Agrandar imagen | Ver tamaño original
El solar objeto del concurso para el Museo Interactivo de la Historia de Lugo -que hasta hace poco aún albergaba antiguas estructuras industriales- ocupa una posición relativamente desplazada respecto del centro histórico, si bien se transformará pronto en punto de llegada de visitantes a la ciudad. Esto se debe fundamentalmente a la decisión de ubicar un amplio aparcamiento con escala de infraestructura urbana, que afecta directamente a la concepción del proyecto. Arquitectura y paisaje se funden en nuestra propuesta de un museo-parque, o un parque-museo, que se vinculará a la secuencia de espacios verdes de la ciudad ocultando bajo tierra las áreas de aparcamiento y emergiendo en una constelación de linternas cilíndricas dispersas en un prado verde y continuo. Como ocurre siempre que se pretende formalizar una idea arquitectónica, -no pocas veces surgida de una intuición- es el análisis del programa y el lugar el que da sentido a la propuesta concreta. Dividimos el edificio en dos grandes áreas conectadas entre sí: el intercambiador-aparcamiento y el museo. El fuerte desnivel entre los extremos Este y Oeste del solar, sugiere la posibilidad de tomar una cota media de referencia en el parque de modo que el garaje se desarrolla prácticamente a nivel de calle quedando en consecuencia semienterrado y oculto a la vista. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir