Agrandar imagen | Ver tamaño original
Cuando se comienza a proyectar la reforma en la antigua vivienda del portero de la finca, aún no se sabía exactamente a que se iba a dedicar este lugar. Podría ser una vivienda para estancias cortas en la ciudad, una oficina, o algo que permitiese ambos programas. En cualquier caso si se tenía claro lo que se pretendía conseguir a partir de un espacio poco convencional. Son dos los puntos de partida en la elaboración del proyecto. Por un lado, el patio de uso privado que se sitúa a lo largo de la pieza, y por otro, las instalaciones a la vista de las redes de agua y calefacción que se descuelgan del techo y recorren la pared opuesta al patio. De este modo surge la distribución de la planta: Una banda de espacios servidores e instalaciones adosados a la pared opaca y la máxima apertura a la parte iluminada por el patio. Se abren los huecos de las ventanas hasta convertirlas todas en puertas, se llevan las carpinterías al exterior para aumentar la sensación de espacio y se hace un espacio único con la posibilidad de dividirse mediante paneles deslizantes. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir