Agrandar imagen | Ver tamaño original
Noruega es conocido por sus fiordos costeros, pero el paisaje norteño tiene mucho que ofrecer. La oficina Snøhetta aprovechó la oportunidad para diseñar un pabellón para visitantes posado sobre la meseta de la montaña Dovre, hogar del buey almizclero, el zorro ártico y manadas de renos que deambulan en medio de una rica variedad de plantas. El pabellón, ubicado en las afueras del Parque Nacional Dovrefjell, se construye en base a una piel rígida de acero y vidrio, y un núcleo orgánico de madera que se lee casi como un mapa topográfico. El pabellón fue encargado por la Fundación del Reno Salvaje de Noruega para permitir a los visitantes la contemplación de la fauna local. El diseño de Snøhetta para el centro está pensado para servir de lugar de reunión - cálido y protegido - a 1.200 metros sobre el nivel del mar. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir