Agrandar imagen | Ver tamaño original
La geometría del proyecto es a la vez el punto de partida y el leit motiv que articula todo el espacio. Si bien es fácilmente identificable con un tejado, su escala no responde a aquello que se podría esperear a primera vista. Es una casa para niños pero podría tener cualquier uso público. Interesaba que fuese fácilmente reconocible como los primeros dibujos que todos los niños hacen de una casa y que una vez dentro se descubriese la sorpresa del volumen generado. La eliminación de la fachada ha permitido tanto constructiva como económicamente centrar la experimentación espacial y arquitectónica en tres fragmentos de troncos piramidales que se intersecan formando un único cuerpo con suaves cambios de dirección. Estos tres cuerpos son atravesados por seis mansardas en cada lado, repitiendo el esquema a una menor escala. Si bien las cubiertas / fachadas principales son atravesadas por una serie de lucernarios, las mansardas se abren hacia el patio de la guardería, creando una comunicación visual entre interior y exterior. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir