Agrandar imagen | Ver tamaño original
El encargo fue diseñar una casa de descanso al borde del mar en el balneario de Cachagua, para aun matrimonio joven con hijos, que privilegian ante todo la integración familiar. La propuesta fue generar un espacio intermedio central que aprovechase el clima templado de la zona central de Chile, su ubicaron frente a la bastedad del mar y lo rotundo del horizonte. Debido a la predominancia del viento sur poniente tradicional de las costas chilenas el proyecto se origina en una gran terraza exterior de madera encerrada por los volúmenes proyectados de la casa, este espacio es el punto de reunión, que se integra con el paisaje a través de una abertura que enmarca el horizonte y sus infinitos atardeceres, la piscina se dispuso en este lugar y se revistió en pizarra para que asemeje el color mar y se funda con este y acentuando su  proximidad. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir