Agrandar imagen | Ver tamaño original
La concepción inicial de este proyecto fue la idea de responder a las zonas de conservación de las altas laderas de la Serra do Mar, en Praia do Felix, Brasil. Con el fin de preservar y respetar al máximo la naturaleza se pensó en que la casa debía fusionarse con su entorno lo más posible. Las circulaciones se desarrollan por escaleras exteriores y se separan en sociales y de servicio, ubicadas más abajo. La casa, muy ligera, está hecha de madera y vidrio, con habitaciones pequeñas que respetan el programa sin perder el sentido de la sostenibilidad. Con tres habitaciones, sala de estar, dos baños, sala de estar, comedor, área de servicio, cocina y una amplia terraza, la casa de 155 m2 se despliega respetando las características originales del suelo y la vegetación existente. Con ventilación cruzada y cámaras de aire en los techos se logra el confort interior sin necesidad de equipos para el equilibrio de la temperatura. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir