Agrandar imagen | Ver tamaño original
Mientras Sir Norman Foster planea vender su oficina, al otro lado del mundo, Oscar Niemeyer no se cansa de proyectar a pesar de tener 99 años. El monumento es una flecha que apunta a Estados Unidos, ya que según el arquitecto “ para mi justificaba el momento político que vivimos en América Latina, con Venezuela liderando ese movimiento de resistencia a las agresiones de Bush”, lo que saca nuevamente los temas de arquitectura y simbolismo. Niemeyer siempre ha apoyado los movimientos socialistas, proyectando años atrás otro monumento contestatario a Estados Unidos en Cuba. A modo de anécdota, cuando se anunció que Niemeyer trabajaba en un monumento a Bolívar por encargo de Chávez y que no se lo mostraria a nadie antes que a él, la prensa venezolana publicó esta infografía con las relaciones de tamaño del monumento. ¿Falta de abstracción? Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir