Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este Mini-Estudio, desarrollado en tan solo 27 m2, se encuentra enclavado en el pequeño ancón que ocupaba un antiguo cuarto de servicio (entre tres construcciones pre-existentes), en el patio trasero de una casa de la colonia Del Valle (Ciudad de México). Por tratarse de un lugar de trabajo artístico y debido a la orientación sur del terreno, el principal reto consistió en evitar la entrada directa del sol al espacio, sin negar la vista hacia el patio existente. Para lograrlo, el volumen de la planta alta vuela hacia el sur para proyectar sombra sobre el ventanal que, en planta baja, conecta al estudio con el exterior. Las losas inclinadas de la cubierta impiden la incidencia directa de los rayos del sol sobre el área de trabajo, permitiendo la entrada sutil de luz uniforme sobre la doble altura que comunica las dos plantas amplificando el espacio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir