Agrandar imagen | Ver tamaño original
Antes de la intervención éste era un hueco urbano, sencillamente un trocito de ciudad no acabado; un cruce de calles en forma de V y un entorno urbano habitado en su gran mayoría por trabajadores de origen extremeño y andaluz. Seguramente por este motivo, a pesar de que los edificios de viviendas de este barrio presentan una arquitectura muy modesta, presentan en ocasiones fachadas de gran colorido. De la situación original nos pareció importante preservar la alegría y colorido de las fachadas del barrio y aprovechar la ocasión de remodelar un pequeño espacio urbano junto a una de las fachadas del nuevo edificio, a través del recurso que siempre han utilizado los vecinos del barrio: el color. Uno de los retos principales del proyecto fue la integración entre fachada y espacio público, especialmente que la nueva fachada formara parte del mismo espacio. Al mismo tiempo, se pretendía dotar al espacio de un nuevo uso a través de un pavimento flexible, así como la aportación de un gran local comercial en la planta baja del nuevo edificio. Los vehículos han de ser sustituidos por árboles, juegos infantiles y la terraza de un bar. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir