Agrandar imagen | Ver tamaño original
Por Carlos Candia, arquitecto Rosario, Argentina, abril de 2012. “Definimos la forma como el resultado de la cooperación de la materia y de la función en vista de la belleza y de la perfección” – Max Bill. Hace unos meses fue demolida en la ciudad de Rosario la casona que albergaba la Capilla del Espíritu Santo, una pieza arquitectónica concebida por un joven Jorge Scrimaglio en 1962, que a la sazón fue desmantelada para armarla en otro sitio. Su paradero hoy es incierto. La Capilla era una intervención mínima en uno de los patios de la vieja casa, un patio inundado de luz, limitado por una mampara y cubierto por una gran claraboya de estructura metálica y vidrio translúcido. El carácter objetual y escultórico del oratorio era desmentido por su altísima calidad arquitectónica y espacial. Pequeño pero contundente, se derramaba en el patio y se plasmaba en una entidad que era a la vez ajena y propia a la casa. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir