Agrandar imagen | Ver tamaño original
La casa Las Hormigas se concibe formalmente con unas premisas medioambientales fruto de su localización en una parcela de gran tamaño dentro del Parque del Manzanares, en la Sierra de Madrid. La vivienda debía dominar la grandeza del mundo natural que ocultaba tras su entrada. El vacío modela su volumen que, como una mano extendida, encuentra hueco entre los almendros que la circundan asomándose entre sus ramas a diferentes lugares, luces y soles. Se elige el lugar que combina dos condiciones básicas: la proximidad al centro urbano y su fácil accesibilidad y el disfrute del monte con todo su potencial natural. Dualidad que también contiene la casa: lo artificial versus lo natural. La casa tiene dos plantas unidas por una escalera central de hormigón. La baja, que se adapta al terreno mediante una amplia rampa, es un único gran espacio con diferentes usos, rincón de lectura, chimenea, zona de tertulia, mirador al patio y un área de servicio con cocina, lavadero, almacén e instalaciones. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir