Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto contempla tres escalas fundamentales para su desarrollo: lo urbano, lo colectivo-escolar y lo individual- estudiante. Un hecho constructivo como lo es un colegio, va más allá de prestar un servicio de formación. El proyecto propone que las áreas utilizables en horas no escolares puedan servirle a la ciudad como equipamientos culturales. En la implantación es importante destacar que el proyecto tiene como límite un recinto propio y son los edificios y los muros en piedra sus límites público-privado, la arquitectura es la encargada de abrir y cerrar espacios. La implantación responde a dos premisas claves: primero, ceder parte de su superficie a una calle peatonal, pública y abierta; segundo, producir unas terrazas a través de una geometría abstracta y así adaptarse a la pendiente del lote. De esta manera el entorno nutre el proyecto y el proyecto dignifica sus alrededores, generando un espacio abierto 24 horas, seguro, iluminado y de caracter convocatorio para la comunidad. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir