Agrandar imagen | Ver tamaño original
A comienzos de 2008, cuando nuestros resultados eran los mejores de nuestra historia y no se avizoraba aún la actual crisis, nos comenzó a rondar un cosquilleo. ¿No estaríamos demasiado confortables, demasiado confiados en lo que ya sabemos hacer, demasiado cómodos con la inercia de las cosas? Para personas -como yo-, que han tenido una vida bastante plagada de sobresaltos, tanta estabilidad pone nerviosos. Con eso en mente, decidimos provocar un quiebre. Y levantamos un lema interno: renovación. 1.    Porque el mundo y Chile ya no son los de antes. Se ha producido una revolución en la manera de relacionarnos, con la irrupción de internet primero, y ahora con la web 2.0. Se ha expandido la transparencia y la sanción a los conflictos de interés -y el cambio en la manera de "hacer las cosas". El cambio climático nos plantea la necesidad de transitar hacia nuevos paradigmas de convivencia y producción. Emerge una nueva geografía, donde de una parte todos somos más globales, pero al mismo tiempo estamos más aferrados a nuestra identidades básicas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir