Agrandar imagen | Ver tamaño original
La estrategia arquitectónica ha sido construir un edificio con un lenguaje exterior  que busca la abstracción a través del color, ritmo y movimiento; lenguaje que contrastará con el uso doméstico y privado del interior. Para conjugar las dos realidades se colocan paneles móviles que transforman la fachada a lo largo del día y las estaciones, en función de la mayor o menor obertura de los vanos y por tanto, privacidad y control lumínico elegido en cada momento por el usuario. En el estudio del tipo intentamos evitar las viviendas con una única orientación,  sin posibilidad de ventilación cruzada. Se trata de proporcionar una fachada en esquina a las viviendas que no la tendrían, mediante un núcleo de servicios abierto a dos terrazas  que serán a la vez,  el patio de entrada-recibidor y fachada abierta a otra orientación que permite un tiro natural a través de las aberturas al núcleo de servicios. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir