Agrandar imagen | Ver tamaño original
Emplazado en el centro del complejo cultural de la ciudad, el programa para el Museo de Arte de Tel Aviv plantea un desafío arquitectónico extraordinario: resolver la tensión entre un terreno estrecho, triangular y la necesidad de abrir una serie de galerías rectangulares de gran tamaño. La solución fue retorcerlas sutilmente en superficies geométricas (parábolas hiperbólicas) que conectan los ángulos dispares entre las galerías y el contexto, refractando la luz natural hasta lo más profundo del edificio semi-enterrado. El museo fue el proyecto ganador del Primer Premio en el Concurso Internacional de Herta y Paul Amir. El programa incluye galerías de arte israelí, arquitectura y diseño, dibujos y grabados, exposiciones temporales, centro de estudio fotográfico y archivos, además de un auditorio multidisciplinario, salas de seminarios y conferencias, biblioteca, restaurantes y oficinas administrativas. También se necesitaban áreas de desembalaje y almacenamiento. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir