Agrandar imagen | Ver tamaño original
Desde hace algún tiempo se han instalado nuevas discusiones y temas de debate en el panorama chileno de arquitectura. El debate de ha centrado en movimientos ciudadanos, participación, preocupación por el patrimonio, el desarrollo inmobiliario o el rol del Estado en el desarrollo y promoción de la arquitectura pública. Lo anterior representa un avance fundamental en la complejización de tópicos a debatir y sobre todo a hacerse cargo, pero al mismo tiempo, ha generado una suerte de desprecio por aquellos proyectos, que por su condición, no responden a estos temas contingentes, como sería el desarrollo de segundas viviendas o infraestructuras en torno al turismo, por considerarse que benefician sólo a unos pocos. La preocupación por temas de contingencia, hablan de una sociedad y arquitectos más maduros, que miran el panorama a mediano y largo plazo, entendiendo que un “buen nivel individual” debe ser capaz de traducirse en una buena calidad colectiva, que es la principal deuda de la arquitectura en Chile. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir