Agrandar imagen | Ver tamaño original
“La elección de la estructura es sinónimo de la elección de la luz que da forma a ese espacio. La luz artificial es sólo un breve momento estático de la luz, es la luz de la noche y nunca puede igualar a los matices creados por las horas del día y la maravilla de las estaciones”  Un día como hoy, hace 112 años, nace en Estonia el arquitecto Louis Kahn. Su trabajo se enmarca siguiendo la línea de Le Corbusier, con tendencia a una crítica tipológica de la arquitectura y en una búsqueda constante de la nueva poética. Su acercamiento con lo clásico y la cultura hindú reflejó en su obra una búsqueda por trascender de forma imponente, para coexistir con cualquier variación urbana eternamente.  A sus edificios monumentales e intemporales les incorpora una “construcción reflexiva de los espacios” - como él mismo definió su trabajo -. Sus temas principales son la materialidad y la luz, a través de la simpleza y pulcritud del hormigón visto y el ladrillo acentúa el carácter monolítico de sus edificios. Por otro lado, al interior, el manejo de la luz en todas sus obras aporta un dramatismo con el que busca transmitir el alma y voluntad de los materiales.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir