Agrandar imagen | Ver tamaño original
El nuevo edificio policial se sitúa en una zona de nueva urbanización en las afueras del casco histórico de Montblanc, en una zona limítrofe entre los últimos bloques residenciales de la población y un polígono industrial de naves grises y anodinas. La edificación se levanta en un solar triangular que culmina la carretera de salida hacia el sur desde el centro de la población, encarándose al centro urbano y respondiendo con su formalización a los flujos del eje urbano en el que se sitúa. El esquema clásico de comisaría –una caja compacta- se rompe en dos volúmenes, orientados norte-sur, que se articulan –se deslizan- sobre la directriz del eje, sobre el cual se abren los accesos al equipamiento: el acceso público a norte, a pie de una nueva plaza, y el de agentes a sur. El programa se resuelve con un cuerpo edificado de dos plantas al oeste y un cuerpo de planta única al este, enlazados por un porche central, más bajo, elemento que permite generar un patio central y reafirmar la axialidad del edificio. A norte el porche se abalanza sobre la plaza señalando la entrada y recogiendo la llegada de los ciudadanos y recula a sur para acompañar el acceso de servicio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir