Agrandar imagen | Ver tamaño original
El terreno conforma dos solares insertados en un entorno carente de carácter, espolvoreado de viviendas unifamiliares descontroladamente implantadas, que en su conjunto, son incapaces de afirmar un claro principio de ordenamiento del territorio que ocupan. Este es el escenario marcado por discontinuidades y desequilibrios que el proyecto procura aprovechar como estimulo para la formación de una idea de arquitectura. Frente a tal panorama es importante que el proyecto contraponga un diseño capaz de conferirle al nuevo conjunto una identidad propia, reconocible en un ordenamiento donde cada unidad se asuma como pieza indisociable de ese mismo conjunto. La nueva configuración que implanta el conjunto basado en una asociación de viviendas en línea, con el fin de obtener volúmenes resultantes cuya dimensión los desmarcarse claramente del entorno. Habitar es un delicado concepto que necesita la noción flexibilidad para poder adecuarse a cada sociedad y a su tiempo. Lo difícil es que sobre los grupos de población estadísticamente clasificados se asignen viviendas que no se acomoden a condiciones convencionales. Con frecuencia los pequeños ensayos tipológicos o morfológicos no son aceptados por sus usuarios. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir