Agrandar imagen | Ver tamaño original
Fusión de influencias arquitectónicas de diversas épocas, el diseño de esta casa pretende integrarse de manera muy estrecha con el paisaje rico en vegetación con una postura unitaria, sobria y eficiente. Esta casa de dos recámaras se diseñó para una pareja joven con un hijo. El terreno en el que se ubica es muy rico en selva baja caducifolia. Se ubicó la zona menos densa de esta vegetación para emplazar la casa. Este contexto natural muchas veces transformado en jardines convencionales se conserva e integra como un elemento primordial del diseño de la casa. El diseño de esta casa es influenciado por varias corrientes arquitectónicas de distintas épocas que en primera instancia parecerían irreconciliables. La lógica de extender el espacio interior prolongando elementos horizontales de manera fluida hacia el exterior es una clara influencia de Mies Van der Rohe. El uso distintivo de la masa en los muros generando escenarios de sorpresa en conjunción con el uso del color es una influencia de la arquitectura de Luis Barragán… ahora bien los colores usados son de clara influencia regional: las haciendas henequeneras de finales del siglo XIX y principios del siglo XX; también de estas haciendas se retoma la altura del basamento y la relación que mediante este se consigue con el entorno, aunque trabajado a distinta escala. Finalmente la influencia del trópico, su clima y calidades del entorno nos llevó a trabajar una casa en que las únicas áreas cerradas son la cocina y las recámaras, de modo que las áreas sociales y de esparcimiento de la casa están al aire libre, si bien algunas de ellas con techos, pero completamente abierta al horizonte a modo de terrazas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir