Agrandar imagen | Ver tamaño original
Visto desde la distancia, el pabellón entrega una imagen ambigua entre una construcción vernácula que ha estado aquí por años y un aspecto deliberadamente moderno.  Situada en el valle de Casablanca en la cima de una pequeña colina rodeada por viñedos y coronada por un espino retorcido por el viento la construcción adopta la solemnidad de un asentamiento ancestral. La construcción esta compuesta por 2 volúmenes de hormigón de color estratificado separados entre sí por un espacio equivalente. El techo es una estructura monolítica de forma piramidal con aristas agudas que se posa cuidadosamente sobre los muros conectando ambos volúmenes. Los recintos se han distribuido como una secuencia de espacios que contrastan paradójicamente entre uno y otro.  El espacio a la llegada es solemne y amplio, definido por el espino centenario y la fachada norte del edificio.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir