Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto Port-A-Bach de los arquitectos del Atelier Workshop es una micro-casa construida en base a un único contenedor de transporte que se ha establecido sobre ruedas para poder transportarse fácilmente. El prototipo fue contruido en Hangzhou, China pero ya fue trasladado a Nueva Zelanda, donde es parte permanente de la colección del Museo Puke Ariki en New Plymouth. La casa tiene capacidad para dos adultos y dos niños, y cada centímetro fue cuidadosamente diseñado para entregar el máximo confort en el mínimo espacio. Su interior se compone sobre todo de madera - incluyendo un baño con una ducha abierta, lavamanos y un inodoro de compostaje. La cocina tiene una gran cantidad de muebles de almacenamiento (algunos ocultos, algunos expuestos) y filtros de luz natural en medio de sus ventanas. El refugio puede ser equipado con paneles solares y turbinas de viento en el techo, lo que le permite operar completamente fuera de la red. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir