Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto se encuentra en un terreno estrecho y alargado en la zona de San Isidro, Lima. Decidimos crear una tercera fachada lateral para lograr incorporar luz natural a la mayor cantidad de espacios de la casa. Esta calle recorre longitudinalmente el proyecto desde el ingreso hasta el jardín posterior a través de ésta. Trabajamos un tema de interés para la oficina y es el de generar un recorrido previo, y una transición del espacio público al privado antes de acceder a la vivienda. En esta calle se desarrollan momentos y relaciones espaciales. El diseño procura adelgazar el límite entre los espacios interiores y exteriores que se dan en la calle, dado el clima benigno de nuestra ciudad a lo largo de todo el año. Un puente atraviesa desde el ingreso hasta el hall exterior donde se ubica el acceso a la vivienda propiamente dicha. La perspectiva de la calle se fuga a través del espacio de la terraza para rematar en la piscina-jardín. Los espacios internos mantienen una relación fluida, y nuevamente trabajamos con el concepto de relacionar entre el interior- exterior. Por ejemplo, una mampara lateral que puede abrirse en su totalidad separa la sala de la terraza que están siendo albergadas por el mismo techo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir