Agrandar imagen | Ver tamaño original
Situado en el distrito de alta densidad Xuhui, en el centro de Shanghai, el Museo Jade es una renovación de un edificio de oficinas. Para este proyecto se encargaron de convertir el espacio de oficinas en un museo del arte y la comunicación multi-funcional, con la premisa de mantener la estructura del edificio original. Ante el cambio en el uso del edificio, primero deconstruimos la lógica directa del espacio y difuminamos la interface de las funciones. Desde un principio pusimos en práctica las herramientas del diseño digital, en la fase conceptual, para ayudarnos a reconstruir la lógica del espacio y traducir los pliegues de la circulación para que fluyan hacia un pliegue del espacio en sí mismo. Diferentes capas de funciones se organizan en torno al espacio de circulación principal, que da al patio central. La simple del espacio existente se redefinió con la introducción de un espacio no lineal. Los simples movimientos en horizontal y vertical de la circulación se influencian mutuamente en el espacio insertado; la ambigüedad de la interfaz y la difuminación de los límites hacen un espacio plegado e integrado. La antítesis entre inclinación y equilibrio, continuidad y límite, convierte la simple coexistencia de los elementos en una discusión de geometría. La compleja lógica de la forma de escalera rompe las tradicionales relaciones en dos dimensiones, pero no es un tratamiento arbitrario fuera de control: peldaños, aperturas de puertas, pasamanos, vigas y techo son elementos distintivos de la estructura del edificio que tienen una relación de interconexión delicada y razonable . Cada línea tiene su necesidad lógica, pero la superficie curva suaviza esta lógica y le da al visitante una sensación entre lo racional y el azar; crea una excitante sensación espacial en el borde de las ideas en conflicto. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir