Agrandar imagen | Ver tamaño original
La idea principal de este proyecto consistió en la construcción de un bloque de hormigón y un volumen vidriado sobre una plataforma de madera ubicada al borde de un acantilado con el motivo principal de aprovechar la sorprendente vista que se alcanza a 300 metros sobre el nivel del mar, desde donde se pueden ver los más de 1,000 metros de playa, el monte Teide y toda la costa norte de la isla de Tenerife. Las habitaciones y las áreas de servicio se encuentran concentradas en un nivel rectangular que se une al área del estudio, estar y cocina a través de un espacio de doble altura. Ambos volúmenes que están organizados en L apuntando hacia la costa. Todas la vistas hacia la costa mezclan el mar y la plataforma de madera. Un gimnasio se encuentra ubicado en el sótano con acceso directo desde la terraza. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir