Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta casa se ubica junto al mar en un solar privilegiado sobre la playa mansa de José Ignacio. El sitio presenta una pendiente moderada hacia el mar y las vistas principales en dirección oeste hacia la puesta del sol. Por uno de sus laterales, hacia el sur, se encuentra una de las calles de acceso a la playa muy transitada en verano. El programa es para una vivienda familiar de vacaciones con uso continuo en verano y puntual en invierno y se desarrolla casi totalmente en una sola planta que se va escalonando  levemente siguiendo la pendiente natural del terreno. La casa está formada por una serie de pabellones de muros de piedra, separados por patios y cubiertos por una gran losa. Este techo jardín es un potente gesto horizontal que relaciona la casa con el atardecer del horizonte marino. Ambos elementos definen el área social de la casa como una secuencia de espacios exteriores, interiores y semicubiertos que se relacionan entre sí  creando diversas condiciones de uso adaptadas a las variables climáticas del lugar. Los grandes ventanales corredizos permiten vivir la casa en verano como un  gran espacio de sombra exterior. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir