Agrandar imagen | Ver tamaño original
La idea fue retomar el espíritu de  los caseríos de la Araucanía, en el cual las construcciones van apareciendo con el pasar del tiempo, sin un orden aparente, pero siempre en torno a una plaza o lugar central. Este espacio de reunión, a veces es una explanada rodeada de galpones y pequeños volúmenes en donde se estacionan maquinarias, se amarran caballos, hay herramientas, tractores, etc. Sus bordes son imprecisos, el suelos a veces en pendiente, pero siempre se reconocen y se agradecen luego de estar rodeados de un paisaje hermoso pero inhóspito. En las construcciones para los trabajadores de la piscicultura, lo que da orden al conjunto es una terraza cubierta de 40 x 5 metros, levantada un metro del suelo, la cual no solo protege de la lluvia y nieve en invierno y da sombra en verano sino que es la única circulación entre los distintos recintos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir