Agrandar imagen | Ver tamaño original
La escuela estaba formada por tres cuerpos sin conexión entre ellos. Un edificio principal, de planta baja en semisótano y dos plantas piso. Un segundo volumen –el aulario-, de una planta también en semisótano y una pequeña construcción de una grada-vestidor. Al centro escolar se accedía por una entrada estrecha, desde la plaza que genera la iglesia de Sant Medir al retirarse respecto a la calle Constitución. La propuesta pasa por el derribo del aulario y el vestidor, el rebaje del terreno y la construcción de un nuevo edificio que acoge todo el programa de la ampliación, que conecta con el edificio existente a nivel de planta baja. Ello facilita la accesibilidad al edificio antiguo con la instalación de un ascensor, ordena la relación del edificio con el perímetro, genera nuevos espacios de juego, de estar y de interrelación, y por último crea una nueva entrada accesible, por la calle posterior, Bartolomeu Pi, con mucho menos tráfico. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir