Agrandar imagen | Ver tamaño original
La vivienda se ubica en una zona residencial elevada, desde la que se domina toda una ladera que desciende hasta el mar. Esta vista marca la dirección que seguirán los muros que, de manera abstracta, definen el proyecto. La vivienda se estructura como una compactación de volúmenes de diferente altura, con forma establecida por los muros principales. El espacio articulador de esta sucesión de volúmenes se obtiene de practicar una apertura, mediante patios, en el espacio central de la vivienda. Se suceden así, una serie de patios abiertos, cubiertos en su perímetro a la manera de atrios, por los que se avanza en busca del acceso al interior y a través de los cuales se van obteniendo distintas percepciones de la casa. Las vistas desde cualquier punto se cruzan en ellos y nunca se interrumpen a lo largo de la permeable secuencia al final de la cual, acotado entre membranas de vidrio, se encuentra el vestíbulo. Así, se produce un recorrido de acercamiento que expone la cara más íntima y contenida de la casa para, una vez en su interior, descubrir las largas vistas sobre la ladera hasta el mar. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir