Agrandar imagen | Ver tamaño original
RECINTOS DE LUZ Nuestro primer objetivo fue entender la vivienda existente - un espacio fragmentado en estancias pequeñas y con poca luz - como un recinto único y luminoso. Para ello decidimos potenciar sus posibilidades de iluminación aprovechando las dos únicas fuentes de luz existentes: la galería orientada a norte y tres pequeñas aberturas a este y oeste perforadas en los gruesos muros de piedra. Por un lado, la casa se abre hacia la galería, incorporando la luz y las vistas del paisaje del casco histórico en el interior de la vivienda. Por otro, las pequeñas ventanas existentes se perciben de forma simultánea, creando así un espacio con una luminosidad agradable y cambiante a lo largo del día. DENSIFICAR EL ESPACIO A partir de estas nuevas condiciones, la casa se configura como una colección de espacios con un carácter específico y puestos en continuidad de modo que todos se beneficien de la relación entre las diferentes fuentes de luz. Las distintas estancias se formalizan por articulaciones y dilataciones del espacio a través del diseño del mobiliario. De este modo existe siempre un primer plano, el de la estancia, y un segundo y tercer plano de las estancias sucesivas, que otorgan densidad y profundidad al espacio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir