Agrandar imagen | Ver tamaño original
Andorra, un pequeño principado ubicado en los pirineos, se ha convertido recientemente en una atracción turística comercial después de siglos de sueño pastoral. Esto a partit de una explosión demográfica y económica, que pocos de esos países pueden aspirar a igualar. En esta localidad el santuario original de estilo románico se incendió el año 1972, por lo que el arquitecto Ricardo Boffil se encargó del nuevo diseño inaugurado el año 1976. Más información a continuación. En la tarde de un día de fiesta popular en 1972, el antiguo Santuario se incendió y fue completamente destruido. El complejo de edificios quedó en ruinas ennegrecidas, que sobrevivió sólo por el ábside y la bóveda sobre el altar y el campanario. La tarea de reconstruir el Santuario no puede reducirse a un trabajo arqueológico, simplemente devolviendo las piedras caídas a su posición original. Tampoco se puede ignorar la fuerte influencia del carácter local de la arquitectura y el paisaje. La decisión de continuar por el camino histórico de la imaginería románica en la teoría, aplicando técnicas de construcción modernas y diseños en la práctica, se basó en la visión de que el proyecto tenía que ir más allá de su programa, actuando como una estructura en contra de la inherente degradación del medio ambiente en territorios no planificados y proponiendo una forma de construir en Andorra como resultado de su pasado. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir