Agrandar imagen | Ver tamaño original
En el límite de la población y adentrándose en un mar de viñedos del la comarca del Penedés, se extiende la escuela. La volumetría, estructurada en dos alas, se disgrega con la aparición de diversos patios intermedios. Patios donde se vuelcan las aulas y los espacios de circulación. Las fachadas de los patios se perforan con múltiples aberturas convirtiéndose en límites porosos, dejando penetrar el paisaje circundante, y estableciendo a través de ellos las comunicaciones visuales con el entorno, mientras el resto permanece prácticamente ciego. Dos materiales derivados del hormigón, contrapuestos . Por un lado, un crudo bloque de hormigón visto que se utiliza a su vez para conformar celosías y por otro un panel de hormigón polímero, coloreado, resplandeciente y texturado para los patios que se nos remite a las tonalidades del paisaje circundante. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir