Agrandar imagen | Ver tamaño original
La propuesta se origina desde el lugar: una topografía muy acusada en un entorno urbano tan compacto como la trama de la ciudad de Ceuta, enclavada entre el Mediterráneo y el Atlántico, en el extremo norte de África y en una situación especular respecto del extremo sur de Europa. La biblioteca se organiza en este fuerte desnivel y sobre un yacimiento medieval meriní del siglo XIV que queda incorporado en sus espacios interiores como un centro de interpretación arqueológica y enclavado como un documento urbano del pasado. La traza ortogonal de esta Ceuta medieval, ordenada por dos calles de fuerte pendiente que organizan una ciudad meriní de casas y huertos, de aljibes y patios, con restos de pinturas y cerámicas, está girada respecto de la ciudad actual y el giro de ambas direcciones determina la geometría triangular de las siete pilonas que soportan la cubierta del yacimiento y del encasetonado de la losa estructural que lo cubre. De esta manera el valor urbano de la ciudad musulmana se incluye en la estructura del nuevo edificio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir