Agrandar imagen | Ver tamaño original
La parcela está situada en el borde de una meseta pronunciada y ocupa la posición limítrofe a la hilera de casas. Esta posición invitó a una abundancia de interpretaciones de espacios abiertos y cerrados. La combinación de dos volúmenes se organizó de tal manera a fin de permitir una línea de visión ininterrumpida entre el mar y la casa situada detrás de nuestro terreno. La ubicación de la casa en sí fue determinada en gran medida por el deseo de preservar la mayor cantidad de árboles existentes como sea posible. Otro factor importante fue la necesidad de crear una interrelación armónica entre la casa, el jardín y las vistas al mar. Estos tres entornos se colocan cada uno a lo largo de su propia línea e interactúan en una variedad de formas, dependiendo de la posición del observador (si es el jardín, la casa o el mirador). Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir