Agrandar imagen | Ver tamaño original
La escuela existente se encuentra a las afueras de Caneças, Odivelas, en un territorio de fuertes discontinuidades. La propuesta se estructura a partir de una doble interpretación del concepto de aprendizaje: el aprendizaje formal e informal. Estos dos tipos, se convierten dentro del proyecto, en dos enfoques arquitectónicos diferentes, manteniendo un diálogo entre ellos. En consecuencia, la rigidez de los bloques existentes, donde se encuentran las aulas, se estructuran como "máquinas de aprendizaje", en contraste con la informalidad de las nuevas piezas, lo que permite el "aprendizaje informal" en los espacios colectivos. Teniendo en cuenta que en la escuela, cada espacio es un espacio de enseñanza, cada uno con su propia importancia, organización y articulación entre los espacios, con una permeabilidad física y visual, permite una apropiación más espontánea y creativa, conduciendo a aprender a través del espacio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir