Agrandar imagen | Ver tamaño original
"Integrar la naturaleza, el edificio y a las personas entre ellas" Este es un pequeño museo privado de arte en la ciudad de Oyama, en la prefectura de Tochigi. El propietario quería construir un espacio para exhibir las pinturas que fueron coleccionadas por su padre, Tsukada Roku, y un café para el encuentro de las personas. Existe una gran falta de zonas verdes en la zona y el sitio está en una calle con mucho tráfico. Por lo tanto, los arquitectos decidieron plantar un bosque de árboles para crear un ambiente tranquilo en medio de ciudad, adecuado para exponer las pinturas. Plantaron tres filas de seis árboles cada una, en un patrón que sigue una red conformada para permitir que la luz del sol llegue igualmente a cada árbol y asegurar que el área del sitio sea totalmente cubierta en el futuro. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir