Agrandar imagen | Ver tamaño original
El cliente necesitaba un estudio de arte cerca de su casa (que fue renovada por nosotros mismos el año 2008). Su encargo era construir un espacio de unos 70 m2 con un estricto presupuesto de 60.000 dólares, a través de una estructura simple, que a la vez fuese atractiva y reflexiva. Nuestra solución fue utilizar dos contenedores de carga (de $ 2,500 dólares cada uno, entregados) que se levantan sobre un muro de fundación/bodega. Al reducir el 75% del suelo de los contenedores, hemos sido capaces de mover el taller de pintura a un nivel inferior a través de una amplia escalera y tomar ventaja del techo alto. La escalera en sí actúa como un espacio de transición para la visualización de las obras de arte. La planta superior ofrece un área de trabajo más íntimo y una zona de estar. Los contenedores fueron pintados de color carbón oscuro para mantener la continuidad con la casa original y para retroceder frente a las sombras de un sitio arbolado denso. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir