Agrandar imagen | Ver tamaño original
El muelle medieval está ensamblado en madera. Su identidad se mantiene más allá de la resistencia del material. Una identidad que permite cambiar, sustituir, manteniendo todos los valores. El proyecto desarrolla dos espacios: uno para desenvolverse con el apoyo de una cocina integrada en el mismo material de las paredes; el otro como una zona de dormitorio con un pequeño cuarto de baño y una ducha. Las terminaciones de la construcción están hechas totalmente en madera reutilizada, la cual seguirá cambiando sometida a la intemperie. Las formas, altamente arquetípicas, están diseñados por la incorporación de las funciones en estas áreas diminutas, y por la inclinación variada de los techos, que tensan los espacios de acuerdo con su función. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir